La expedición, en un campo de almendros estadounidense. | Redacción

6

El sistema agrícola de California nada tiene que ver con el modelo de Baleares, por lo que sus prácticas contra la plaga de la Xylella fastidiosa son dífíciles de aplicar en las Islas.

Si bien algunos productores quedaron sorprendidos por la gran capacidad de producción de la almendra americana, otros –principalmente productores ecológicos o vitivinícolas– no encontraron respuestas claras sobre cómo combatir la temida plaga en sus plantaciones.

La expedición insular regresó el domingo después de nueve días en los que visitaron diferentes plantaciones agrícolas y productoras en San Francisco, Sacramento, Modesto, Fresno y Los Ángeles. El grupo de 45 personas entre agricultores, productores y técnicos, estuvo acompañado por dos miembros del Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries de la Generalitat de Catalunya que realizaron los contactos estadounidenses.

La comitiva visitó la Almond Broad de California, una entidad privada que engloba a todos los productores de almendra del estado americano. Para ellos la «Xylella no es un problema», les aseguró uno de los técnicos. En realidad, la mayoría de plantaciones son producciones en intensivo y de regadío, una realidad muy diferente a la que se da en Baleares, donde las fincas de almendros son de secano. «El clima de allí es muy similar al nuestro, pero ellos cuentan con la ventaja de que tienen mucha agua y cultivan extensiones más grandes», explica Mateu Llobera, de Unió de Pagesos. Es más, en sus cultivos pueden utilizar muchos productos fitosanitarios que en Europa están prohibidos, por lo que eliminan a los vectores.

A pesar de las grandes producciones, Llobera reconoce que la almendra de Mallorca tiene mejor calidad, «el sabor del fruto americano no tiene nada que ver con el nuestro», recuerda mientras asegura que la organización del viaje fue una gran experiencia profesional para el sector.

Cabe señalar que California cuenta con 430.000 hectáreas de plantaciones de almendros y 6.800 productores que cultivan más del 80 % de la producción mundial, explica el gerente de Asaja, Joan Simonet, que también participó en el viaje. Simonet añade que la Almond Board «es un organismo que realiza investigación y promoción de almendra en beneficio de todos sus socios y que cuenta 90 millones de dólares que pagan los propios productores».

Precisamente, el modelo de trabajo en EEUU es uno de los puntos destacados de Simonet. Explica que estos días «hemos visto su profesionalidad y, lo más importante, entienden la agricultura como un modelo empresarial y por ello la enfocan como un negocio», recalca.