La presentación del informe del CES tuvo lugar en Can Campaner, bajo la presidencia de Francina Armengol. | T. Ayuga

20

Baleares llegará en 2030 a una población de 1.384.000 habitantes, un 18,6 % más que en 2017, y tendrá el doble de personas dependientes, pasando de 20.000 a 40.000 en el mismo período.

Así lo refleja el informe elaborado por el Consell Econòmic i Social (CES) y la Universitat de les Illes Balears (UIB) sobre el horizonte económico, social y medioambiental de las Islas en 2030, presentado este miércoles con la asistencia de la presidenta del Govern, Francina Armengol; el presidente del CES, Carles Manera; el catedrático de Economía Antón Costas; el rector de la UIB, Llorenç Huguet; y el presidente del CES de España, Marcos Peña.

Con el 18,6 % apuntado (217.000 habitantes en números absolutos), Baleares será la comunidad con el mayor crecimiento demográfico de España. La población de 70 o más años aumentará en 58.000 personas, un incremento del 46,4 %, casi el doble del español.

La población dependiente se duplicará y a ello contribuirá la mayor esperanza de vida, que pasará de 82,9 a 84,8 años. Por su parte, la población extranjera pasará del 16,8 % al 20,2 %. En este punto, cabe destacar que, entre los menores de 15 años, con una población en torno a las 175.000 personas, los extranjeros pasarán del 15,8 % al 30,5 %, es decir, prácticamente se duplicarán.

El envejecimiento de la población disparará el gasto de la familia en salud, hasta un 17,6 %, al tiempo que caerá el de educación, concretamente un 11 %.

Los núcleos familiares que más crecerán serán los de 5 o más integrantes, hasta un 50 %, mientras que los de 2 integrantes continuarán siendo los mayoritarios, con casi un 31 % de los hogares.

Como Indicador de Presión Humana, la punta de población en un día de verano en Baleares duplicará la punta del invierno.

En lo que se refiere a los impactos sobre el mercado de trabajo, con un crecimiento anual medio del Producto Interior Bruto (PIB) del 2 %, el sector que más incrementará sus empleados será el de administraciones públicas, educación y sanidad, con un 28,2 %, seguido de la industria y la energía, con un 23,6 %, y el comercio, la hostelería y el transporte, con un 23,4 %.

Un dato teóricamente positivo es precisamente el de la ocupación, con una previsión de paro del 5,4 % y una generación de 122.000 nuevos empleos respecto a la actualidad. Sin embargo, la calidad del empleo no está garantizada si no se da una reorientación hacia la tecnología y el conocimiento. Las mujeres se incorporarán al mercado de trabajo más que los hombres, dando lugar a un paro de las primeras de sólo el 1,7 %, mientras que el de los hombres será del 8,6 %.

Carles Manera expresó la preocupación por el cambio climático, «para el que habrá que habilitar recursos para paliar sus consecuencias».