Jaume Matas, durante la vista de este miércoles. | Jaume Morey

4

«En mi opinión considero que fue así». El ex director general de Juventut Juan Francisco Gálvez aseguró en el juicio del ‘caso Turisme Jove’ que dedujo que la orden de pagar 108.000 euros a un exconcejal del PP de Calvià con facturas falsas provino de Jaume Matas. El expresident negó en el que es su penúltimo juicio esta acusación. La versión de Gálvez fue también rebatida por los otros dos testigos que comparecieron en la primera sesión de la vista. La Fiscalía reclama cinco años de cárcel al expresident.

Gálvez es el principal testigo de cargo y fue quien provocó esta derivada de Turisme Joven contra el expresident. En 2014, el ex director general aceptó una condena de tres años de cárcel por la derivada principal de este caso. Entre los hechos que aceptó estaban los pagos por contratos falsos al exedil popular Jesús García Oeo. Siete días antes de asumir esa condena, Gálvez acudió al juzgado de guardia junto al fiscal Juan Carrau y registró un escrito en el que denunciaba a Matas.

Según declaró este miércoles, esa comparecencia no tuvo que ver con el acuerdo que alcanzó con el ministerio público, que rebajó su petición de doce a tres años, ni le ha beneficiado en su paso por la cárcel: «Una vez que se había negociado, yo lo que quería era dejar claro que no fue responsabilidad mía por una cuestión de honor».

Según su versión, el secretario general de la consellería, Antonio Amengual, le trasmitió la orden de hacer los pagos a Oeo, quien había interpuesto un contencioso al Govern. Gálvez explica que esa directriz sólo podía provenir de dos personas: de Matas y de la exvicepresidenta, Rosa Estarás.

Sus sospechas sobre el expresident las basa en que, en una paella del PP de Calvià, vio cómo Matas y García Oeo hablaban de forma animada y en «otros elementos». Sin embargo, este encuentro fue negado tanto por Matas como el acompañante de Gálvez en ese acto del partido, el también condenado en Turisme Jove, Juan Francisco Gosálvez.

Según éste, no se produjo la escena a la que alude el exdirector general.

También negó que supiera nada de la orden a Amengual. El fiscal planteó una posible contradicción: en instrucción, Gosálvez dijo que había hablado con Amengual. El testigo lo aclaró: se refería a Damià, gerente de Turisme Jove, no a Antonio, director general de la Conselleria.

Este último también compareció este miércoles como testigo y también negó cualquier orden a Gálvez. Antes, Jaume Matas realizó la declaración más corta que se le recuerda en un juicio. Se limitó a negarlo todo: «No se ni de qué va ese contrato».