Una de las pintadas que hizo el acusado. | Click

21

Cuatro episodios de pintadas en la misma cafetería de Palma, la última coronada con insultos al alcalde, Antoni Noguera, y al exvicepresident del Govern Biel Barceló, han terminado en condena penal. Un hombre de 53 años aceptó este miércoles una condena por un delito de daños y otros dos de injurias contra los dos políticos, a los que pidió disculpas en el juicio.

El acusado comenzó las acciones en noviembre de 2017 y siempre realizaba las pintadas en la fachada y en la barrera metálica de una cafetería de la calle Ausiàs March. En la primera ocasión escribió, entre otras frases: «Viva la Corona. Viva el Rey. Viva el Caudillo», junto con alusiones ultras. En enero de 2018, de madrugada, volvió a pintar las puertas de la cafetería con mensajes más gruesos: «Republicano, chúpame el ano. Fuera perroflautas, fuera guarros». Una semana después, también a medianoche, pintó esta vez los mensajes contra Barceló y Noguera, a los que calificaba como «hijos de puta».

Además de las pintadas de carácter político había realizado otras acciones en las que sólo manchaba las puertas del establecimiento. El acusado fue detenido por la Policía Nacional en febrero de 2018 por estos hechos. Este miércoles, en el juicio que se celebró en un Juzgado de lo Penal de Palma admitió los hechos tras un acuerdo entre su defensa y la Fiscalía. Tanto Noguera como Barceló renunciaron durante el procedimiento judicial a cualquier acción.

El acusado asumió tres penas de multa que suman 1.140 euros por los delitos. La Fiscalía le reconoce un atenuante por reparación del daño ya que, antes del juicio había pagado 382 euros al propietario del establecimiento afectado de los 720 que se le reclamaban por los desperfectos causados. Esta no es la única ocasión en la que este hombre ha sido detenido por hechos similares.

En agosto del año pasado fue arrestado también por una serie de pintadas ultra en el Casal Voltor Negre de Palma. En ellas aludía a varios políticos, a Noguera y al president de Parlament, Baltasar Picornell.