La práctica del deporte y del ejercicio físico se encuentra en plena expansión en un amplio abanico de edades de la población. En la imagen de archivo, carrera de montaña en el Galatzó. | Redacción Digital

15

El Col·legi Oficial de Llicenciats en Educació Física i l’Esport de les Illes Balears (COLEF), con unos 400 colegiados, ha pedido al Govern la regulación de su ámbito profesional antres de que la UIB y la Conselleria d’Educació pongan en marcha esta titulación universitaria en el curso 2020-21.

Esta petición no es nueva, pero ha sido reiterada ante el anuncio de que la UIB y Educació ya trabajan en la implantación del grado de Ciències de l’Activitat Física i l’Esport. Ya el pasado febrero, representantes del COLEF se reunieron con el rector de la UIB, Llorenç Huguet, y parte de su equipo de vicerrectores para transmitirles su preocupación por el peligro de que la implantación del grado fuese una «inversión fallida» antes de que sea regulado el ejercicio de las profesiones relacionadas con el deporte.

El COLEF valora positivamente la implantación del grado universitario (que ya se imparte en el Centre d’Ensenyament Superior Alberta Giménez, en Palma), pero advierte de que la falta de una regulación profesional dejará desamparados a los nuevos titulados. Raúl Benito, gerente del COLEF, señala que «cualquier persona sin titulación oficial alguna puede ejercer en Balears de entrenador personal, director deportivo o monitor de actividades extradeportivas, entre otras funciones profesionales. Por tanto, la implantación del grado debe ir paralela a la ordenación profesional del sector. Si no es así, la inversión en la formación de profesionales titulados universitarios no tendrá retorno a la sociedad a causa de la precariedad del empleo o la fuga de talentos».

En el sector deportivo, las comunidades de Catalunya, Andalucía, Extremadura, La Rioja, Madrid, Región de Murcia y Comunitat Valenciana ya disponen de regulación profesional. Esta situación ha propiciado reuniones del COLEF con los partidos políticos con representación en el Parlament. En este sentido, cabe recordar que, a principios de 2017, la cámara autonómica aprobó una proposición no de ley con el compromiso y la intención de avanzar en esta normativa, que no sólo cuenta con el apoyo de licenciados y graduados, sino también de maestros especialistas, técnicos superiores y medios en actividades físico-deportivas y técnicos deportivos de diferentes disciplinas.

Según Benito, «la ordenación del sector garantizaría la prestación de servicios deportivos de calidad, sanos y seguros en manos de profesionales cualificados. Sin esta garantía, la puesta en marcha del grado pierde sentido y los ciudadanos siguen sin saber qué profesionales pueden prestarles esos servicios».

El gerente de la COLEF indica que «en Balears contamos con unos 400 colegados, pero calculamos que hay unos 700 u 800 licenciados que no están colegiados».