La aprobación del decreto ley por parte del Consejo de Ministros hace que las medidas hayan entrado en vigor de manera inmediata, por lo que cualquier ayuntamiento puede aprobar la ordenanza reguladora del IBI. El propósito final de esta regulación es que se amplíe el mercado de alquiler con la salida de viviendas que ahora están cerradas. | Archivo

57

Baleares será una comunidad pionera en la puesta en marcha de una de las medidas aprobadas por el Gobierno de Pedro Sánchez para conseguir que las viviendas vacías salgan al mercado del alquiler. Los ayuntamientos de las Islas que lo deseen podrán aprobar un recargo del 50 por ciento del IBI en todas las viviendas de su municipio que estén vacías y el último censo realizado en la Comunitat apunta que hay un total de 71.255.

La propuesta se ha aprobado para incentivar que los propietarios de viviendas que no las usan las pongan a disposición del mercado de alquiler y conseguir que el parque se amplíe y se consiga una progresiva reducción de los precios, que en el caso de la Comunitat se ha disparado en los últimos años.

La medida será pionera en las Islas porque, para poder aprobar este recargo, previamente se requiere que la comunidad haya aprobado una legislación específica que determine qué se entiende por vivienda vacía. Eso, por ahora, solo lo ha hecho Balears a través de la Ley de Vivienda recién aprobada por el Parlament.

La regulación balear

Noticias relacionadas

Esa ley entiende por vivienda desocupada la que permanece deshabitada de manera continuada durante un tiempo superior a dos años, «sin ninguna causa que justifique su desocupación». Entre estas causas justificadas están que haya un litigio sobre la vivienda, que esté ocupada ilegalmente, que sea una segunda residencia o que el propietario haya tenido que cambiar de domicilio por motivos laborales.

La ley balear regula también la consideración de vivienda «temporalmente desocupada». En este caso, el periodo mínimo que se fija para incluirla en esta categoría es que el piso esté vacío un mínimo de seis meses.

La última estadística sobre el número de viviendas desocupadas en Baleares data de 2011. Ese año se hizo el Censo de Viviendas, que se repite cada diez años. En esa estadística aparecen esos 71.255 domicilios, pero el censo se realizó en pleno auge de la crisis económica y los expertos aseguran que en esos momentos había más viviendas vacías de lo habitual.

En cualquier caso, en el Govern calcula que, como mucho, la cifra ha podido bajar un 10 por ciento, por lo so se ajustara, habría algo más de 60.000 casas y pisos desocupados en Balears. Como es lógico, Palma es el municipio que agrupa una mayor cantidad de viviendas vacías. El censo de 2011 señala que hay 16.349 pisos en esta situación.

Otros municipios que podrían aprobar este recargo en un número importante de casas son Calvià (4.517), Inca (2.170), Llucmajor (3.169), Manacor (3.662), Santa Margalida (1.318) o Son Servera (1.270).