Carlos Delgado en una de sus comparecencias en el juzgado. | Teresa Ayuga

3

El juez que instruye el ‘caso Calanova’ por el supuesto amaño de la adjudicación del puerto, indaga si Carlos Delgado hablaba de madrugada con el fundador de la empresa que ganó el concurso y su actual socio de despacho, Carlos Gelabert.

El magistrado ha dictado un auto en el que acepta la petición de la acusación popular para revisar los registros de llamadas de las antiguas parejas sentimentales de los dos socios.

Éstas, en especial la exmujer de Gelabert, declararon ante el juez que el entonces conseller y su actual socio empleaban sus teléfonos móviles para hablar sobre el concurso y evitar ser rastreados con sus propios terminales. La medida pretende acreditar esos contactos.

El auto busca nuevos indicios de la supuesta «estrecha relación» durante la tramitación del concurso público entre los socios. En la resolución, el juez alude a que ese vínculo es una de las líneas que se intentan aclarar junto a otras posibles irregularidades en la tramitación del procedimiento administrativo. Entre ellas cita la falta de un estudio económico previo para acreditar la deficitaria situación económica de la Escuela de Vela o el hecho de que se negociara con el personal su situación antes de que se anunciara el concurso y que, más tarde, todos los trabajadores pasaran al Govern pese a la obligación del nuevo concesionario de asumir sus contratos.

La tramitación judicial del caso ha comenzado con la citación de una decena de testigos y el juez aún no ha citado a Carlos Delgado para declarar ni a ninguno de los otros querellados.

Entre los testigos que han comparecido se encuentra la exmedallista olímpica Theresa Zabell, que denunció que se empleó su nombre sin permiso para dotar de más peso a la mercantil que ganó el concurso. El juez aprecia la existencia de indicios de delitos de prevaricación, fraude a la administración, malversación, negociaciones prohibidas y de tráfico de influencias.