0

Un 67,5 % de las administraciones y entidades del sector público local ha rendido cuentas en el plazo correcto ante la Sindicatura de Cuentas (SCIB) pero en ese porcentaje no figuran ni los consells de Mallorca, Menorca y Formentera ni el Ayuntamiento de Palma.

El SCIB ha entregado al Parlament el «Informe sobre la rendición de cuentas del sector público local de Baleares» de 2017 con los datos de las 76 entidades locales de las islas (entre ayuntamientos, consells y mancomunidades) y 116 entidades dependientes y adscritas activas, ha informado en un comunicado.

Las conclusiones de este Informe indican que la rendición en plazo de las entidades locales ha bajado respecto a 2016, ya que ha pasado de un 67,5 % a un 64,5 % en 2017.

El informe destaca que tres de los consells y el Ayuntamiento con más población de las islas no hayan rendido la cuenta general dele ejercicio 2017 en el plazo correcto, algo que ya se produjo en 2016, año en el que tampoco el Consell de Ibiza lo hizo en el plazo.

Hay además 20 ayuntamientos y tres mancomunidades que no han rendido cuentas a tiempo.

El Consell de Formentera, el Ayuntamiento de Puigpunyent y la Mancomunidad de Tramuntana son las únicas entidades locales que no han rendido algunas de las cuentas generales desde el 2003 a 2016.

En cuanto a la remisión de las relaciones de contratos, hasta octubre las entidades locales principales que han remitido esta información representan un 92,1 %; en el caso de los convenios un 82,9 % y de información sobre la función interventora del 86,8 %.

Pero el SCIB puntualiza que, teniendo en cuenta que el plazo legal para remitir las relaciones de contratos y convenios acabó el 28 de febrero y el plazo para enviar la información sobre la función interventora acabó el 30 de abril, únicamente remitieron esta información en el plazo legal establecido un 64,4 % (convenios), un 38,2 % (convenios) y un 55,3% (función interventora), respectivamente.

El SCIB recomienda a las entidades locales que asuman la rendición de cuentas, por parte de sus responsables (presidentes y alcaldes) como «un eje fundamental en la gestión de las entidades locales, no sólo como una exigencia legal, sino como un compromiso de transparencia y de responsabilidad con la ciudadanía, dado que gestionan fondos públicos».

Aconseja dar prioridad a la rendición de la cuenta general, el envío de la relación anual de contratos, de convenios y de la información relativa a la función interventora, como manifestaciones concretas y destacadas de la rendición de cuentas. Añade que «las entidades locales deben destinar los medios humanos y materiales necesarios para cumplir estas obligaciones».

La sindicatura recomienda formar la cuenta general inmediatamente después de liquidar el presupuesto, aprobarla durante el primer semestre del ejercicio y rendir cuentas en el plazo legal, así como ponerlo a el alcance de la ciudadanía en la sede electrónica o el portal web de cada entidad.

También aconseja introducir en la plataforma de rendición de cuentas de las entidades locales los expedientes de contratos y convenios a medida que se formalicen durante el ejercicio y, así, aprovecharla como herramienta de control y seguimiento de expedientes por parte de la entidad, sobre todo con la finalidad de alcanzar con garantías el cumplimiento de la obligación de enviarlo en plazo.

Recomienda además remitir anualmente todas las resoluciones y los acuerdos adoptados por cada entidad local contrarios a las objeciones formuladas por el órgano interventor y las anomalías detectadas en materia de ingresos, así como los acuerdos adoptados con omisión del trámite de fiscalización previa, «para así reforzar las actuaciones de control interno realizadas por los interventores locales».

«Esta información permitirá la identificación de las áreas de riesgo y, por tanto, una mejor planificación y ejecución de la fiscalización», señala.