Imagen de archivo de votaciones en un colegio electoral de Palma en las elecciones generales de diciembre de 2015. | Joan Torres

122

Vuelco electoral en las Islas si ahora se celebraran elecciones generales: el PSIB sería el partido más votado con el 24,2 por ciento de los votos, lo que a su vez le otorgaría tres diputados, uno más de los que tiene ahora, si ese fuera el resultado definitivo.

El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado este miércoles coloca al PP en segunda posición con el 16,7 por ciento de votos y dos diputados, uno menos que en la actualidad.

Podemos pasaría a ser la tercera fuerza política en las Islas y mantendría sus dos diputados y Ciudadanos seguiría en cuarta posición, con un diputado. La encuesta otorga a Vox el 1,5 por ciento de los votos y Més no aparece entre las posibles opciones, pero el propio CIS dice que estos datos deben tomarse con cautela ya que el número de encuestas es tan bajo que el margen de error es muy elevado.

La nueva metodología empleada por los actuales responsables del CIS ha provocado enormes crítica entre las formaciones políticas de la oposición y los datos de este mes llegan tras el fallo clamoroso a la hora de pronosticar el resultado de las elecciones andaluzas.

El sondeo del CIS señala que los ciudadanos de Baleares consideran que la situación económica de España es regular (un 47 por ciento), mientras que un 24,2 por ciento la considera mala, un 15,2 por ciento cree que es muy mala y solo un 10,6 por ciento la califica de buena.

Por lo que se refiere a la situación política, hay un empate técnico entre quienes creen que es regular o muy mala (30,3 por ciento), mientras que el 9,1 por ciento de los consultados la califica de buena y el 28,8 de mala.

El CIS aprovecha el barómetro para formular otras preguntas que no tienen que ver con la situación política. Por ejemplo, hay un 6,1 por ciento de los ciudadanos de las Islas que creen que no hay cambio climático frente al 84,8 por ciento que sí lo cree y 9,1 por ciento que lo duda.

Un 51,5 por ciento de los consultados está en contra de que se legalice la venta de la marihuana pero este porcentaje sube hasta el 77,3 por ciento si es con fines terapéuticos.

Por último, el 68,2 por ciento de los encuestados cree que hay que acabar con el cambio de horario frente a un 18,2 por ciento opina que debe mantenerse. El 72,7 por ciento pide que se mantenga el de verano.