El Parlament aprobará el proyecto de ley agraria este mismo mes. | Guillem Mas

2

Las desavenencias internas entre PSIB y Podemos por el proyecto de ley agraria se han zanjado, por el momento, con un acuerdo de mínimos que también implica al PI: dar más poder a los consells para que sean ellos quienes delimiten las zonas agrarias en las que no se podrá construir viviendas.

El artículo 104 del texto que ahora debate el Parlament regulaba las Zonas de Alto Valor Agrario, una nueva zonificación en las que estará prohibido cualquier nueva construcción no vinculada a la explotación agraria al margen de los metros de la parcela mínima.

De entrada, el proyecto de ley regulaba que, hasta la delimitación definitiva, todo lo que ahora tiene la calificación de Área de Interés Agrario (AIA) quedaba totalmente inedificable. En la práctica, esta disposición impedía construir una vivienda no vinculada a una explotación en toda Eivissa y amplias zonas de Mallorca, especialmente en municipios como sa Pobla, Campos y Palma.

La disputa entre PSIB y Més estaba retrasando la aprobación del proyecto en el Parlament, pero en la última reunión llegaron a una transacción con el PI que deja en manos de los consells la futura delimitación de las zonas en las que no se podrá construir en suelo rústico.

Los consells tendrán dos años para fijar las Zonas de Alto Valor Agrario, pero mientras tanto ya no habrá una transposición directa de las AIAs, como hasta ahora. La transacción señala que se podrá autorizar la construcción de nuevas edificaciones con una serie de requisitos entre los que se incluyen un informe preceptivo y vinculante de la administración competente en materia de agricultura, que en el caso de Mallorca es el Govern.

El informe deberá acreditar que la construcción no compromete «al alto valor fértil o productivo de la fin» y que tampoco compromete la productividad ni la viabilidad agraria de los terrenos contiguos. Deberá incluir, además, garantías de que hay agua suficiente y además de calidad y que se respetan y mantienen los sistemas tradicionales de drenaje.