Tolo Salom afirma que la venta de coches usados baja un 30 % cada mes. | M. À. Cañellas

59

La venta de coches nuevos y usados en los concesionarios de Baleares ha bajado de media más de un 20 % por las nuevas medidas ambientales energéticas del Govern, que apuesta por los vehículos eléctricos, según el presidente de la Asociación de Empresarios de Coches de Ocasión de Balears (AECO), Tolo Salom.

«Los concesionarios de las Islas registran tres meses con descensos de ventas en coches nuevos y hasta un 30 % en los coches usados. Este decrecimiento de la actividad está afectando por igual a todo el sector como consecuencia de las nuevas medidas energéticas y medioambientales que ha aprobado el Govern, de apostar por los coches eléctricos, así como en el transporte público», apunta el presidente balear de AECO.

En Baleares coinciden las patronales AECO y Faconauto,. Todas ellas señalan que la política energética del Govern y el anuncio del fin de los coches con gasolina y diésel del Gobierno central «ha generado nervios, crispación y desesperación en los concesionarios, fabricantes de coches y en los propios consumidores. Es más, los consumidores están muy confusos y aplazan la compra por este motivo por las informaciones que aparecen».

Salom añade que la paralización de las ventas es total, «lo que afecta ya a la viabilidad empresarial porque los coches no se venden y los stocks se acumulan por el temor de los consumidores a comprar vehículos que pueden quedar inoperativos con las nuevas medidas energéticas y ambientales».

AECO y Faconauto resaltan el impacto negativo de prohibir los coches con gasolina y diésel de aquí a 2050 y en el caso balear la llegada de coches diésel en 2025.

Tolo Salom se muestra partidiario de aplicar medidas que eviten la contaminación «pero resulta ilógico apostar por energías, como la eléctrica, que requieren de una infraestructura necesaria para permitir su consolidación y me refiero, en concreto, a los puntos de recarga por todas las Islas».

Ambas patronales coinciden en señalar en que para recargar un coche eléctrico se necesita de media unas seis horas: «Veremos qué pasa en una comunidad donde la flota de vehículos llega al millón».