Joan Font Rosselló se encara con Tòfol Soler durante los incidentes de hace un año. | T. Ayuga

8

El expresident del Govern y entonces presidente de la Assemblea Sobiranista de Mallorca, Cristófol Soler, declaró este lunes ante el juez por el ataque que sufrió un puesto de la entidad en la calle Sant Miquel durante una manifestación a favor de la unidad de España el siete de octubre de 2017.

Según la testifical de este lunes, Soler considera que el exdirigente de la Fundación Jaime III y exdiputado del PP, Joan Font Rosselló, tenía «ascendente» sobre el resto de manifestantes y que fue cuando éste se encaró con ellos cuando arrancaron los incidentes. Soler era de una de las personas que se encontraban en ese momento en el tenderete.

Según relató este lunes ante el juez, cuando la manifestación pasó por delante de ellos les comenzaron a increpar. Su reacción fue levantar los brazos y uno de los que se encontraba allí, Josep Palou, comenzó a grabar lo que ocurría. Soler ratificó lo que ya habían manifestado ante el juzgado de Instrucción el resto de sus compañeros: esto es, que Joan Font Rosselló lideró la algarada. Éste permanece como investigado en la causa que investiga el Juzgado de Instrucción 3 de Palma por la comisión de un posible delito de odio.

Los incidentes derivaron en una denuncia presentada por Palou. En un primer momento se iba a tramitar lo ocurrido como un delito leve. Sin embargo la causa se transformó en unas diligencias previas al entenderse que los manifestantes atacaron el puesto por un motivo ideológico, lo que llevaría a la comisión de un delito de odio.

De esta manera, el mismo juzgado ya tomó declaración hace un mes a Joan Font Rosselló.

Éste señaló que si bien es cierto que se produjeron momentos de tensión durante la marcha a favor de la unidad de España, su papel no fue provocarlos sino intentar calmar los ánimos y evitar que fueran a mayores. Font admite que llegó a encararse con algunos de los miembros de la Assamblea Sobiranista pero sólo cuando vieron que les estaban grabando.

Como consecuencia de los hechos se produjeron algunos daños materiales en el tenderete de la organización independentista pero no hubo agresiones.

El juzgado que se ocupa de la causa mantiene abiertas las pesquisas y, la semana que viene interrogará a varios testigos propuestos por la defensa de Font. En la causa también declararon agentes de la Policía Nacional.