Imagen de la primera oficina que abrió Podemos en Palma en 2014. | J. J. Monerri

34

El número de aspirantes que se han presentado en Baleares a las primarias de Podemos para formar parte de las candidaturas al Parlament, los tres consells y al Ajuntament de Palma, resultan insuficientes para llenar todas las listas.

La dirección balear, de acuerdo con la estatal (que es la que aprobó el reglamento), tendrá que buscar ahora una solución. Posiblemente se eche mano de grupos que puedan confluir con Podemos y de independientes. O se abra un ‘proceso exprés’. En cualquier caso, lo que quedará por cubrir son puestos de relleno, sin opción alguna. Por Baleares se han presentado menos de cien personas cuando para el Parlament se precisan 59. Y hay que sumar las listas a los consells y la de Palma. Es posible presentarse a varias instituciones.

La desbandada de cargos institucionales ante los comicios de 2019 es una característica de este proceso interno que, según el secretario de Organización, Alejandro López, no tiene que desanimar al electorado y que, en su opinión, es consecuencia de la «maduración» y de «un proceso de adaptación a la realidad».

«A nadie debe extrañarle que Podemos aspire a gobernar. Ya lo dejó claro Pablo Iglesias tras las elecciones europeas de 2014, aunque su primera apuesta fue la mayoría absoluta», dijo López en relación a la apuesta por gobiernos de izquierda.

Estas primarias tienen poco que ver con las de hace cuatro años. Las del Parlament, dan mucho margen a la dirección para completar el equipo final de Juan Pedro Yllanes, candidato a la Presidència.

De eso discrepa Aina Díaz, abogada de Podemos, que se presenta, con la idea de ocupar el número dos pero lo hace con su propio equipo: 18 personas que, dice «son del banco de talentos de Podemos, técnicos, profesionales y expertos».