Todos los controladores acusados han pasado ya por el banquillo y han confirmado el acuerdo. | Jaume Morey

10

Caso cerrado. El juicio contra los controladores aéreos se cerró este jueves con los últimos ‘sí’ al acuerdo entre la Fiscalía y la defensa. 73 condenados, siete absueltos e indemnizaciones ya cerradas para 304 afectados por la huelga salvaje del colectivo en el puente de la Constitución de 2010.

De todas las compensaciones, la más alta, que se eleva a los 99.000 euros y ya está consignada es para un hombre que no pudo llegar al funeral de su madre. A este afectado le llamaron el 3 de diciembre y le avisaron de un empeoramiento en la salud de su familiar, que residía en Guadalajara. Intentó coger un avión en Palma ese mismo día y se topó con el cierre del espacio aéreo provocado por los controladores. No consiguió salir hasta cuatro días después. Su madre ya había fallecido y la habían sepultado.

Este es un caso extremo dentro de las más de trescientas personas que serán compensadas. Cada uno de ellas recibe mil euros en daño moral más otra cantidad menor por el billete de avión que han perdido. El pago de estas indemnizaciones será efectivo en las próximas semanas una vez se ejecute la sentencia que quedó cerrada este jueves.

En la última sesión dieron el visto bueno al acuerdo una decena de acusados que quedaban pendientes. En total son 68 los que han asumido un delito de abandono del puesto de trabajo y que tendrán que abonar una multa de 15.000 euros. Cinco más, los responsables sindicales del colectivo que coordinaron la marcha de los controladores, pagarán una multa del doble de esa cuantía y además serán inhabilitados durante cinco meses.

El acuerdo de último minuto encerró la acusación más severa: la de un delito de sedición por el que se solicitaban cinco años de prisión. Ahora, a los controladores sólo les queda pendiente el juicio en Madrid.