Las patronales sostienen que las rebajas han perdido su esencia desde su liberalización. | T. Ayuga

7

Las ventas del comercio balear se han ralentizado este 2018 y, por primera vez en los últimos cuatro años, apenas se han incrementado tras finalizar el mes de agosto de 2018.

Este estancamiento se registra pese al incremento del gasto turístico, al moderado aumento de turistas y a un mayor dinamismo laboral. Así se desprende de los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), según los cuales las ventas del comercio minorista a precios constantes y sin contar las estaciones de servicio de enero a agosto de este año se han incrementado un 0,9 % respecto del mismo período del año pasado. Se trata del menor crecimiento desde que este sector empezó a recuperarse tras la crisis, en el año 2014.

El ligero incremento de ventas acumulado en lo que va de año revela la tendencia hacia la ralentización del comercio ya que en agosto registró el segundo peor dato en lo que va de año, pese a ser la época con más visitantes del ejercicio y con la actividad económica en pleno auge. En agosto, el volumen de negocio del comercio solo aumentó un 0,1 % en comparación con el mismo mes de 2017. Tampoco los meses previos se consiguieron grandes avances y en abril incluso se anotó un descenso del 0,4 %. Ni siquiera en enero y en julio, meses en que comienzan la rebajas, los incrementos de ventas fueron especialmente significativos.

Esta tendencia al estancamiento se extiende también al sector de la restauración, y así lo denunciaron ayer las patronales de ambos sectores, Afedeco y Restauración Mallorca, las dos englobadas en CAEB. Aseguraron que este verano «han empeorado sus resultados» y criticaron el «desmedido optimismo» del Govern respecto a la evolución del turismo en los últimos meses.

Para las dos organizaciones empresariales, la racionalización turística que se perseguía con la regulación del alquiler vacacional «no se ha conseguido». «Lo que se ha producido es una redistribución de la clientela, lo que para ambos sectores ha implicado una importante disminución en nuestros niveles de facturación», concluyeron.