Obras de construcción del hotel Riu Playa Park, en Platja de Palma. | Pere Bota

5

La inversión en proyectos turísticos en Mallorca registra en los nueve primeros meses de este año un descenso considerable respecto al mismo período de 2017, ya que se ha pasado de 154,9 millones a 106,7 millones, según datos oficiales del Colegio Oficial de Aparejadores de Mallorca.

La principal causa de este descenso es la ralentización de concesión de licencias de obras por parte de los ayuntamientos de las Islas, que según arquitectos y aparejadores llega hasta los 18 meses.

De enero a septiembre de 2017, el Colegio de Aparejadores visó 88 proyectos turísticos de reformas y este año la cifra ha bajado a los 67. Desde esta institución apuntan que a lo largo de octubre se espera que su número aumente por estar próximo el cierre de la temporada turística.

En el mismo periodo comparativo, en el pasado ejercicio se construyeron tres hoteles nuevos en la Isla, dos en Palma y otro en Ses Salines, con una inversión global de 9,7 millones de euros. Este año, se han visado cuatro nuevos hoteles, con una inversión total de 53,3 millones. El proyecto más importante es un hotel de cinco estrellas de una cadena mallorquina por valor de 25 millones de euros en el municipio de Andratx, en concreto en Camp de Mar.

La vicepresidenta ejecutiva de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María José Aguiló, indica que hay muchos proyectos paralizados «los problemas burocráticos que plantean los ayuntamientos a la hora de conceder licencias de obras. Esto es un problema que se tiene que solventar a la mayor brevedad, ya que ello tiene un impacto negativo al no poder reformarse la planta hotelera que está pendiente de hacerlo».

La Asociación de Constructores de Balears puntualiza que los retrasos de licencias y la nueva normativa turística que impera, tras la reforma de Ley de Turisme por el Govern en julio de 2017, está teniendo repercusiones negativas.

Empresas de construcción especializadas en reformas hoteleras puntualizan que «en invierno la actividad empresarial se sustentaba gracias a las reformas en establecimientos turísticos, así como en la construcción de hoteles. Esto hará que se aprecie un descenso del volumen de negocio y creación de empleo».