Arran ha expresado este miércoles su intención de continuar realizando actividades, actos, charlas y «más acciones» durante el verano contra la masificación turística en Mallorca y la «capitalismofobia». | M. À. Cañellas

63

Un grupo de cinco miembros de Arran, organización de jóvenes independentistas, ha expresado este miércoles en Palma su intención de continuar realizando actividades, actos, charlas y «más acciones» durante el verano contra la masificación turística en Mallorca y la «capitalismofobia».

A las puertas de la céntrica iglesia de Sant Miquel, estos jóvenes han desplegado una pancarta en la que se reclamaba que no se trata de «turismofobia», sino de «capitalismofobia» y de «lucha de clases».

La campaña continuará «todo el verano», aunque el portavoz de Arran, Jaume Mateu, no ha precisado si volverán a repetirse acciones como la del pasado lunes, cuando Arran desplegó en un autobús que paseaba a turistas por Palma una gran pancarta en la que se leía «Paremos la masificación turística en los Países Catalanes».

Mateu ha rechazado las críticas a su organización por parte del Govern balear, el Ayuntamiento de Palma y el Fomento del Turismo de Mallorca a esta acción porque «no se puede criminalizar la respuesta a pie de calle a las problemáticas del turismo sobre las clases populares y, sobre todo, de los jóvenes».

Noticias relacionadas

Además, el portavoz ha recordado que las críticas a Arran provienen precisamente de un «gobierno de izquierdas» que se proclama el «gobierno de la gente».

Por ello, ha animado al ejecutivo balear a «rectificar» y apoyar a los movimiento sociales que lucha contra este modelo turístico capitalista dirigido por las elites.

Por su parte, Maria Martí ha leído un manifiesto donde se reclamaba, entre otros asuntos, la prohibición del alquiler de los pisos turísticos y la actividad en Mallorca de empresas como Airbnb, así como limitar la llegada de cruceros a Palma.

También ha reivindicado la mejora de las condiciones laborales y salariales de los empleados del sector turístico y aumentar los impuestos a estas empresas.

«Nuestra lucha será igual de rotunda contra el turismo de masificación como contra el turismo de elite, que nos expulsa de nuestra tierra para convertir Palma en un mostrador al servicio de las clases más adineradas», ha dicho Martí.