Esta reclamación por pérdida retributiva se encuadra en la Campaña de Protección de la Salud de la Enfermera Embarazada que el SATSE puso en marcha en mayo del pasado año. | Redacción Local

El Sindicato de Enfermería de las Islas Baleares (SATSE) irá a los tribunales si el IB-Salut no resuelve favorablemente las 35 reclamaciones presentaron por enfermeras que han estado embarazadas y perdieron dinero en sus nóminas al precisar de un cambio de puesto de trabajo para garantizar su salud y la del feto.

Si la respuesta fuera negativa, el SATSE interpondrá demandas ante los juzgados contenciosos-administrativos.

En un comunicado, este sindicato explica que las enfermeras que trabajan en servicios donde existe una continuidad en los cuidados, es decir, donde se trabaja con turnos, ven mermadas de forma sustancial sus retribuciones cuando por motivos de gestación, y para garantizar su salud y del bebé, precisan de un cambio de puesto de trabajo.

Con tal motivo son trasladadas a otras áreas, principalmente ambulatorias, donde sólo realizan turnos fijos de mañana.

Como consecuencia de ello dejan de percibir la retribución del concepto de turnos, nocturnidad, festivos y en algún caso guardias.

La disminución en sus nóminas, señala el SATSE, les afecta durante el período de tiempo que trabajan en el nuevo puesto, pero también influye de forma negativa para el cálculo de la prestación de riesgo por embarazo que realiza la mutua cuando cobran su prestación de maternidad y cuando perciben su sueldo durante el periodo de lactancia.

El SATSE calcula que el perjuicio económico lo sufren entre ocho meses y un año y la pérdida mensual ronda entre los 250 y 300 euros.

La normativa de Prevención de Riesgos Laborales establece con «meridiana claridad» que el coste de las medidas relativas a la seguridad y la salud en el trabajo «no deberá recaer en modo alguno sobre los trabajadores».

Este sindicato entiende que las afectadas, al ver mermadas sus retribuciones habituales, pueden estar siendo «discriminadas» por razón de sexo al recaer sobre ellas las consecuencias económicas negativas de las medidas de protección de la salud.

Esta reclamación por pérdida retributiva se encuadra en la Campaña de Protección de la Salud de la Enfermera Embarazada que el SATSE puso en marcha en mayo del pasado año.

Durante el último mes, el SATSE ha ofrecido a las enfermeras afectadas durante los últimos cuatro años la posibilidad de presentar un recurso de reposición ante la gerencia del Ib-Salut para reclamar el pago de las cantidades que no han recibido.

Sobre esta misma cuestión, el Instituto Balear de la Familia (IBFamilia) ha exigido a la Conselleria de Salud que «se acabe» con la discriminación de profesionales de la sanidad que ven menguadas sus retribuciones ante el hecho de la maternidad.

Este instituto recuerda que Baleares está a punto de aprobar su primera ley de familia que, en uno de sus artículos, protege específicamente la maternidad.
Para IBFamilia, sería una «paradoja» que se apruebe esta ley y, al mismo tiempo, se discrimine al personal sanitario por su condición de madres.