Antoni Noguera y Fina Santiago durante una rueda de prensa. | Joan Torres

9

Entre los sectores del PSM que dan su apoyo a Miquel Ensenyat en el proceso de primarias de Més que se celebra este sábado existe la convicción de que el «apoyo de última hora» del alcalde Antoni Noguera a la candidatura de Josefina Santiago «obedece a un pacto entre ambos políticos» con la mirada ya puesta en las elecciones autonómicas del año 2023. «Está todo calculado, incluyendo 'dejar' que Francina Armengol sea presidenta del Govern otros cuatro años».

El mensaje a través de la Red del alcalde Noguera para dar su apoyo a Santiago se ha producido en el último instante, por sorpresa y con la intención de descolocar a Ensenyat. «Estaba previsto. Lo esperábamos», afirma el equipo de apoyo a Ensenyat. «Busca lograr el máximo efecto de imagen del postrer momento, sin que muchos votantes puedan entender o razonar los motivos reales de por qué lo hace».

Según esta interpretación «A Noguera le interesa una candidata de transición como Josefina, que le ha asegurado que es la última vez que se presenta. A cambio, la actual consellera dará todo su apoyo a Noguera dentro de cuatro años, cuando le llegue el momento de dejar Cort y aspirar a la presidència del Govern. Además, eso puede coincidir con los ocho años de Armengol en el poder y con la hora del relevo a favor de un candidato de Més». La jugada de Noguera «es estratégicamente perfecta porque tiene a una Santiago en semiretirada que afronta sus últimos cuatro años de política de primera fila y que a cambio de ganar este sábado está dispuesta a guardarle su silla a Noguera, mucho más joven que ella».

Por tanto, «Noguera no apuesta por Santiago desde una perspectiva ideológica o de afininidad política. No es eso. Noguera, que se queda ahora en Cort, juega en beneficio propio a largo plazo», señalan estas fuentes, ya que «ahora le interesa que Santiago gane las primarias y luego ejerza durante cuatro años de segundona y vicepresidenta de Francina Armengol. Luego e retirará y le podrá la alfombra roja a Noguera, que al haber cumplido Francina su ciclo de ocho años, podrá aspirar con más facilidad a la presidència después de haber cubierto su periplo en Cort».

Por su parte, Miquel Ensenyat concurre a las primarias este sábado sin ataduras, sin compromisos y sin compongos de presente ni de futuro. Va a darle la presidència del Govern a Més ya y sin ataduras. Quiere ganar el año que viene, hacerle el 'sorpasso' al PSOE si le es posible, y continuar siendo candidato el 2023 pase lo que pase el año próximo. «Ensenyat es un tapón para las cábalas de futuro de Noguera, que evidentemente va a lo suyo. Noguera necesita que Josefina gane este sábado para pasar a ser luego la viceprensidenta de Armengol y abrirle así a Noguera el camino del 2023. Ensenyat busca la victoria de Més 'ahora'. Esa es la diferencia. O el 2019 vamos a unas elecciones de verdad y con todas las banderas desplegadas o a una campaña entreguista aceptando de antemano que seremos los segundones de la izquierda, por muy bien que nos pueda ir luego en 2023», indican estas fuentes.