Protesta de las ‘kellys’ del pasado verano en Palma para reclamar mejoras de sus condiciones laborales. | M. À. Cañellas

4

Mallorca forma parte de la película documental Hotel Explotación: Las Kellys del que la reconocida cineasta Isabel Coixet se ha convertido en productora asociada. Está dirigido por la periodista Georgina Cisquella, quien elogió contar con Coixet para el proyecto que cuenta «la lucha social de las limpiadoras de hoteles para empoderarse y recuperar la dignidad» de este colectivo.

En los últimos años las camareras de pisos de hoteles se ha organizado bajo el nombre de kellys en los principales destinos turísticos para denunciar su situación laboral y dar visibilidad al colectivo. Las trabajadoras de Balears no son ajenas al movimiento dado su peso en el mercado laboral y existe la asociación Kellys Unión Balear, que este jueves renovó su junta directiva. Y ellas también son protagonistas de la nueva película que producirá Coixet, como también lo fueron del libro Las que limpian los hoteles. Historias ocultas de precariedad laboral de Ernest Cañada y que supuso un revulsivo para dar visibilidad al colectivo.

La presidenta de Kellys Unión Balear, Sara del Mar García, valoró este tipo de iniciativas que suponen «dar una mayor cobertura» a la lucha del colectivo y reconoció el impacto positivo. En este sentido, se congratuló por el principio de acuerdo alcanzado en el seno del Gobierno para que las enfermedades que más sufren estas trabajadoras se incluyan en el catálogo de enfermedades profesionales, «algo impensable hace un año».

Para llevar a cabo su proyecto, Cisquella y un equipo básico de rodaje han seguido las movilizaciones de las kellys en el último año y se han desplazado, además de a Mallorca, a Barcelona, Madrid, Benidorm y Lanzarote.

Uno de los objetivos es poder subtitular la película en inglés «ya que la situación que viven las camareras de hotel en España es extrapolable a otros países de la Unión Europea. Y es que la finalidad última de Hotel Explotación: Las Kellys es poner sobre la mesa «la precariedad en la que viven y las condiciones con las que trabajan. Mover conciencias».