En ambas barriadas se dio un proceso de reconversión de edificios turísticos a edificios de uso residencial durante la crisis turística de las décadas pasadas. | Ayuntamiento de Palma

El área de Modelo de Ciudad, Urbanismo y Vivienda Digna del Ayuntamiento de Palma llevará a cabo un proyecto de vivienda en Cala Major y Sant Agustí, que contará con un presupuesto de 750.000 euros y cuenta con la financiación de los fondos europeos Feder.

Según ha detallado en una nota informativa el Ayuntamiento de Palma, se trata de la primera propuesta de cariz social de Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi) que desarrollará el Patronato Municipal de la Vivienda RIBA durante los próximos tres años.

El objetivo principal es detectar núcleos de infravivienda de Cala Major y Sant Agustí para mejorar las condiciones socio-familiares, laborales y vecinales de los residentes. Además, también se pretende mejorar la habitabilidad de las viviendas.

El regidor de Modelo de Ciudad, José Hila, ha asegurado que es «una de las intervenciones más ambiciosas del Plan Litoral Ponent» y ha argumentado que «era hora de pasar a la acción».

El consejo rector del Patronato ya ha aprobado el proyecto y ahora se procederá a la contratación de dos trabajadores sociales, dos educadores sociales y un arquitecto técnico.

Este equipo trabajará durante tres años en el proyecto para identificar los posibles núcleos de viviendas que pueden presentar características de infravivienda. Posteriormente, elaboran una diagnosis que incluya diferentes aspectos de accesibilidad, arquitectónicos, socioeconómicos y de seguridad y, finalmente, tendrán que emitir un informe final con propuestas que se tendrán que evaluar.

Durante este proceso, «se podrá hacer una actuación inmediata a nivel social y laboral en aquellas situaciones que así lo requieran», ha explicado Hila. También se podrá orientar, derivar o acompañar a otros servicios otras instituciones.

En ambas barriadas se dio un proceso de reconversión de edificios turísticos a edificios de uso residencial durante los años 70, finales de los 80 y principios de los 90. Estos grandes edificios se edificaron en altura para dar respuesta a la gran demanda hotelera pero la crisis turística hizo que se reconvirtieran en pequeños apartamentos para residentes.