En septiembre del pasado año la Guardía Civil detuvo en Calvià a los responsables de la organización que incitaba a turistas británicos de vacaciones en Mallorca a presentar denuncias falsas por intoxicaciones alimentarias. | Alejandro Sepúlveda

4

El Ministerio de Justicia británico ha introducido una importante modificación en todo lo concerniente a las reclamaciones por intoxicaciones alimentarias fuera del Reino Unido, ya que a partir de ayer rebaja al máximo los honorarios que pueden cobrar los bufetes de abogados en la tramitación de este tipo de denuncias, que en los tres últimos años han costado a los hoteleros de Balears más de 80 millones de euros.

El director de la patronal de los touroperadores británicos ABTA, Mark Tanzer, tras valorara positivamente la medida, indica: «Estamos encantados de que, a partir de hoy (por ayer), los abogados sin escrúpulos ya no puedan beneficiarse de altísimos honorarios por las demandas de enfermedad en vacaciones, que han causado un desmesurado incremento de las demandas falsas a los hoteleros».
La reducción de los elevados honorarios, que llegaban a triplicar la cuantía de la demanda presentada por los turistas, «eliminará uno de los principales incentivos para las empresas que han estado detrás del drástico aumento de las demandas, por lo que ello ayudará a reducir el número de las denuncias falsas», apunta Tanzer.
Reducción de demandas
La patronal hotelera CEHAT, Exceltur y la Federación Hotelera (FEHM) consideran que la nueva normativa tendrá un efecto disuasorio en todas las mafias que hasta la fecha han impulsado las denuncias falsas desde 2010.
Los empresarios consideran que al reducirse los honorarios de los abogados que las tramitan en el Reino Unido «esperamos que bajen más de un 80 % las falsas denuncias, que en los tres últimos años habían aumentado un 500 % por este concepto».
ABTA añade que los grupos turísticos británicos, entre ellos Thomas Cook, TUI y Jet2, así como las patronales hoteleras españolas, como la FEHM, «han logrado éxitos notables en los tribunales británicos en los últimos meses, al dictarse sentencias con elevadas multas y prisión para algunos de los querellantes fraudulentos».
El despacho de abogados mallorquín MonlexHispajuris, que dirige José Antonio Fernández Alarcón, señala al respecto: «El cambio de la ley de enjuiciamiento civil británica implica que los honorarios de los abogados que impulsan estas reclamaciones siempre serán inferiores a la compensación, con independencia del número de horas que el abogado haya pasado en el asunto. El cambio forzará a los bufetes a seleccionar las reclamaciones verdaderas de las falsas».
A partir de ayer, los gastos fijos de los abogados son similares a los que imperan en el Reino Unido en este tipo de causas, que oscilan entre las 950 libras a las 2.370 libras, más el 10 % de los daños. Cantidades que difieren abismalmente de las que cobraban hasta la fecha.
El embajador del Reino Unido en España, Simon Manley, ha sido uno de los principales impulsores ante el Gobierno de su país para que se tuvieran en cuenta las quejas de hoteleros españoles y touroperadores británicos.