El alcalde se reunió este martes con las patronales del pequeño y mediano comercio. | Ajuntament de Palma

9

Podem y Més se oponen a sancionar a los clientes de la prostitución callejera como pretende el PSOE. Este es el principal escollo entre los socios de gobierno para aprobar la ordenanza cívica, que prohibirá la venta ambulante ilegal en Palma. Podemitas y ecosoberanistas argumentan que las asociaciones que trabajan para ayudar a las prostitutas aseguran que sería perjudicial para ellas. En principio, los socialistas también pretendían multar a las prostitutas que roben a los clientes -una práctica habitual en la Platja de Palma-, pero parece que han renunciado a esta pretensión para llegar a un acuerdo.

El Pacte tiene prisa para aprobar la ordenanza cívica, ya que en el pleno de este mes de abril se aprobará inicialmente la ordenanza de ocupación de la vía pública (más conocida como de terrazas) y la venta ambulante ilegal dejará de estar regulada en las ordenanzas municipales. Aunque la regidora de Seguretat Ciutadana, Angélica Pastor, insiste en que la venta ambulante seguirá estando prohibida en Palma, ya que se aplicará la ‘Ley Mordaza’, la intención del tripartito es volver a regularla en las ordenanzas municipales. La teniente de alcalde de Funció Pública, Aurora Jhardi, ha sacado esta prohibición de la normaa que ha elaborado su departamento -la de terrazas- y lo ha justificado porque ella es una «defensora de los derechos humanos». Sin embargo, podemitas y ecosoberanistas son conscientes de que la ‘Ley Mordaza’ y el Código Penal son más duros que la regulación que se pueda hacer desde el Consistorio y se incluirá en la ordenanza cívica. Además, los socios de gobierno han acordado que las sanciones siempre serán leves.

Noticias relacionadas

El alcalde de Palma, Antoni Noguera, se reunió este martes con las patronales del pequeño y mediano comercio (Pimeco, PIMEM y Afedeco) y les aseguró que la venta ambulante ilegal seguirá estando regulada en las ordenanzas municipales.

La intención del tripartito es celebrar un pleno extraordinario en mayo para aprobar inicialmente la ordenanza cívica y llevarla a aprobación definitiva de forma conjunta con la de ocupación de la vía pública.

Pese a las explicaciones del alcalde, los comerciantes mantienen la protesta que han convocado para el próximo 26 de abril contra la decisión del Pacte de eliminar de la ordenanza de ocupación de la vía pública la prohibición de la venta ambulante ilegal. Los vecinos y hoteleros de Platja de Palma también están indignados porque aún no se haya aprobado la ordenanza cívica. Pese a las discrepancias que existen entre los socios de gobierno, el regidor d’Igualtat, Aligi Molina, sostiene que «no es que haya desacuerdo, es que partimos de un borrador y estamos buscando el punto de consenso, pero pronto lo tendremos». En este punto, precisa que la ordenanza cívica también regulará otras conductas, como el turismo de borrachera. La intención de Pastor es sancionar con el cierre de 24 horas al empresario que venda alcohol a menores o fuera del horario permitido de forma reiterada.