Muchas personas se acercaron por la mañana hasta la feria. | T. Ayuga

0

Miles de personas se han dado cita este domingo en la Fira de Son Ferriol, que celebra sus cien años como barriada.

A las 11.00 horas tuvo lugar la inauguración oficial con la presencia de gegants y xeremiers. Contó con la asistencia –por primera vez– de los Gegants del Ajuntament de Palma, los de Bunyola y los cabezudos del Orgull Llonguet.

Los más pequeños de la casa tuvieron la oportunidad de contemplar los animales que muchos payeses presentaron en esta feria. En algunos casos, incluso pudieron tocar algunas crías del porc negre.

También hubo actividades lúdicas para los más pequeños (talleres de pintura o un juego gigante de ajedrez), un ball de dimonis –con motivo del centenario–, un concierto a cargo de la escuela de música Soldofa y el descubrimiento de una placa en homenaje a Jeroni Pou, impulsor de la barriada.