Asamblea de taxistas que tuvo lugar en diciembre pasado para analizar la creación de la empresa. | Redacción Local

Las patronales del taxi de Balears esperan poder poner en marcha su empresa de VTC (alquiler de coche conductor) antes del próximo verano, tras conseguir el apoyo mayoritario en el colectivo del taxi.

El presidente de la Asociación de Autónomos del Taxi de Mallorca y administrador único de Balear de Servicios Discrecionales SLU, Biel Moragues, explica: «Más del 50 % del colectivo del taxi se ha mostrado a favor de contar con una empresa con marca blanca con el fin de poder competir con Uber y Cabify. Así, de las 2.400 licencias de taxi que operan en las Islas, más de 1.300 han dado su visto bueno».

Moragues puntualiza que se está a la espera de la postura que adopte el Govern con la petición de licencias de Uber y Cabify, tras la sentencia del Tribunal Supremo.

Antes de que finalice este mes, es decir al inicio del comienzo de la Semana Santa, «sabremos si el proyecto sale adelante o no, pero la intención nuestra es que se cree la empresa, ya que lo lógico es que no se paralice todo lo que está pendiente».

Moragues añade que cuantos más taxistas se sumen «más barata será la inversión, que rondará por licencia los 12.000 euros de media».

Las licencias se podrán compartir entre varios taxistas, para así hacer menos costosa la operación: «El objetivo es poner en el mercado balear las 700 licencias que solicitamos en su día a la Conselleria de Territori, Energía i Mobilitat. En manos del Govern está todo el proyecto».