Retoman las obras en la Vía Conectora tras una interrupción de más de un año. | Ana Largo

23

Las obras en la intersección de la Vía Conectora con la carretera de Manacor (MA-15) se pospondrán hasta después del verano. El Departamento de Territorio e Infraestructuras del Consell de Mallorca ha realizado un estudio para conocer la estacionalidad del tráfico por las distintas rotondas afectadas por dichas obras, retomadas hace sólo unos días, a fin de determinar en qué meses pasan más vehículos por cada una de ellas y decidir el orden de intervención a fin de «reducir las molestias que ocasionarán a los usuarios».

El estudio concluye que la que sufre una mayor estacionalidad es la rotonda de la carretera de Manacor que presenta variaciones de más de 9.000 coches entre el mes de enero y los meses de verano. La consellera Mercedes Garrido, que este lunes ha visitado las obras, ha explicado que en el primer mes del año transitan una media diaria de 18.863 vehículos, mientras que en septiembre asciende hasta los 28.109. Para que las obras afecten al menor número de usuarios, ha explicado, allí se retrasarán previsiblemente hasta octubre.

El estudio revela que las intersecciones de la carretera de Sineu y de la carretera vieja de Manacor no sufren prácticamente variaciones, por lo que las obras se retoman en estos puntos.

Noticias relacionadas

Garrido ha reconocido que esta obra ocasionará «muchas molestias a los vecinos. De hecho, ya ha ocasionado muchas molestias para los vecinos de Son Ferriol, especialmente, y también los usuarios de Son Llàtzer, así que primero de todo pedirles disculpas». La consellera de Territorio e Infraestructuras ha recordado que con esta vía «buscamos resolver la gran afluencia de tráfico que tenemos en la Vía de Cintura y descongestionarla».

Por su parte, José Hila, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma, ha recordado que han atendido a las reclamaciones de los vecinos y, entre otras cosas, se incluye en el proyecto la construcción de un enlace peatonal y un carril bici entre Son Ferriol y Son Llàtzer.

Los técnicos han recordado que en las primeras semanas se está trabajando en los servicios afectados que pasan por la zona de la carretera. Estos servicios son los de agua potable, de energía y de gas, entre otros, que se tienen que retirar del espacio por el que debe transcurrir la vía nueva y que se tienen que situar en otra ubicación.