Quince pacientes fueron derivados durante el domingo a clínicas privadas y centros de salud. | Redacción Local

9

El hospital de Son Espases tuvo que derivar este domingo a un total de 15 pacientes a centros concertados y clínicas privadas de Palma para tratar de paliar la situación de saturación y evitar el colapso de su servicio de urgencias.

El hospital de referencia de Baleares, por primera vez en su historia, tuvo que habilitar nueve camas de hospitalización en una zona no habilitada para tal efecto. Se trata de un área que estaba pensada en un futuro para instalar una sala de semicríticos y que se encuentra ubicada en el módulo I de la segunda planta, todo ello para poder dar respuesta al aumento de la actividad que se ha registrado estos últimos días en el Servicio de Urgencias.

La gripe, las patologías de invierno (bronquitis, faringitis, neumonías) y las descompensaciones de pacientes crónicos, han empezado a incrementar la presión asistencial en los hospitales públicos y a aumentar la actividad en las Urgencias. Por ese motivo, a primera hora de ayer, se celebró un gabinete de crisis en Son Espases en el que participó el gerente del hospital, el director médico, el de enfermería y jefe del servicio de Urgencias.

Atendiendo a la gran demanda y asumiendo el plan de contingencia establecido para estos casos, el equipo directivo del centro decidió proceder a la derivación de pacientes a otros centros. Dichos traslados, fueron realizados por personal sanitario del SAMU-061.

Desde la dirección de Son Espases quieren agradecer el esfuerzo que está realizando el personal del centro. En unos días, además, se contratarán cinco enfermeras, cinco auxiliares y un neumólogo para reforzar la atención al ciudadano.

Derivaciones

El traslado de pacientes a otras clínicas privadas y centros se realiza para ofrecer una mejor atención y comodidad a los pacientes. El día 5 de enero se abrieron 8 camas en Son Espases; el día 8, 12 camas en Virgen de la Salud; el día 11, 7 nuevas camas en Son Espases y ayer nueve más.