Un grupo de turistas se relaja en una terraza del puerto de Eivissa mientras dos de ellas fuman un cigarrillo. | Redacción Ibiza

27

Un 80 % de los establecimientos de restauración de Baleares incumple la normativa de consumo de tabaco en las terrazas, según estima la Dirección General de Salud Pública y Participación que ha intensificado este mes las inspecciones en los espacios exteriores de bares, cafeterías y restaurantes.

La campaña de inspección se lleva a cabo ante estimación del elevado incumplimiento de la Ley 28/2005 de medidas sanitarias frente al tabaquismo, ha informado la Conselleria de Salud en un comunicado.

El departamento autonómico ha recordado que según la normativa, en el ámbito de la hostelería se entiende por espacio al aire libre (donde estaría permitido fumar) todo aquel no cubierto o que si está cubierto solo está rodeado lateralmente por un máximo de dos paredes, muros o paramentos.

Según Salud, actualmente, la mayoría de los locales tienen cerradas las terrazas por más de dos paredes, lo que perjudica a las personas no fumadoras, incluyendo a los menores. La normativa clasifica las infracciones en leves, graves y muy graves.

Se considera infracción leve fumar en los lugares prohibidos, no disponer o no exponer carteles que informen de la prohibición de la venta de tabaco a menores de 18 años y que adviertan de los perjuicios para la salud de su consumo y no informar de la prohibición de fumar. En estos casos, las sanciones oscilan entre los 30 y los 600 euros.

Entre las infracciones graves figura permitir fumar en los lugares donde está prohibido, la venta de tabaco por unidades individuales y fuera de las expendedurías o máquinas autorizadas, así como a menores de 18 años. Las cuantías de las sanciones para este tipo de infracciones son de entre 601 y 10.000 euros.

Son infracciones muy graves la publicidad, la promoción y el patrocinio de productos de tabaco en todos los medios. En estos casos, las sanciones pueden llegar hasta los 600.000 euros.

En 2016, la Dirección General de Salud Pública impuso 58 sanciones de entre 30 y 8.000 euros, con un importe total de 44.730 euros. Desde enero hasta el 30 de septiembre de 2017 impuso 34 sanciones de entre 30 y 5.000 euros, por un importe total de 24.083 euros.

La intensificación de las inspecciones este mes de enero pretende concienciar a los propietarios de negocios de hostelería y a la ciudadanía en general sobre los riesgos para la salud que generan estos espacios cerrados que han sido adaptados para fumadores.

La Dirección General de Salud Pública ha recordado que se puede denunciar el incumplimiento de la norma en cualquier espacio público en el número de teléfono 902 075 727 o en el correo electrónico espaisensefum@caib.es

La Conselleria de Salud ha definido la lucha contra el tabaquismo como «una prioridad», que requiere, además de intensificar las acciones de inspección para garantizar el cumplimiento de la normativa de venta y consumo de tabaco, potenciar programas de tratamiento del tabaquismo en los centros de salud y elaborar una nueva ley de adicciones que supondrá una mayor restricción en los espacios sin humo, entre otras medidas.