12

El Consell de Mallorca ha decidido acometer una amplia remodelación de todo el departamento de Intervención, que pasa por el relevo de la actual interventora, Elena Montejo, y su sustitución temporal por Brígida Llinàs. La decisión se toma con el criterio en contra del Gobierno central, que ha emitido un informe donde se rechaza el cambio.

Elena Montejo lleva más de tres legislaturas en el cargo, y el Consell considera que es imprescindible introducir cambios en el departamento. El departamento de intervención es clave ya que por él pasan todos los expedientes que tramita el Consell. Intervención hace un control previo de legalidad, también en los gastos. Si hay retrasos en este departamento, la institución queda en situación práctica de bloqueo.

El conseller d’Hisenda del Consell, Cosme Bonet, resta importancia al informe en contra del Ministerio. Asegura que no es vinculante y recuerda que ya pasó lo mismo en el ayuntamiento de Madrid cuando Carmena aprobó el relevo del interventor. «El Gobierno se opone por sistema», señala el conseller.

El relevo de la interventora se debe a una voluntad del gobierno del Consell de agilizar algunas tramitaciones, que quedaban atascadas en el departamento de intervención. Todos los expedientes pasan ahora por una única supervisión, lo que provoca retrasos en la tramitación.

A partir de ahora, el proceso se descentralizará en varias intervenciones delegadas que se han ido creando en los últimos meses: ya existen en el departamento de carreteras y en el IMAS, se creará una nueva para Cultura y el departamento de Territori controlará a partir de ahora la de Funció Pública.