La presidenta del Govern se reunió ayer en el Consolat con la nueva vicepresidenta y consellera de Turisme. «No ha habido vetos», aseguró cuando se le preguntó por qué se resistía al nombramiento de Bel Busquets. La jefa del Ejecutivo apostaba por un perfil más técnico. | M. À. Cañellas

11

La presidenta del Govern, Francina Armengol, aseguró ayer que la entrada de Bel Busquets en el Govern dará más estabilidad y cohesión al Ejecutivo ya que implica la incorporación de la líder de Més. Busquets es la coportavoz de la formación, además de la secretaria general del PSM, uno de los partidos que integran la coalición.

Tras días de estira y afloja por parte del PSIB, los socialistas accedieron finalmente a que Busquets sustituyera a Biel Barceló en la Vicepresidència y en la Conselleria de Turisme. La nueva consellera acudió ayer al Consolat de la Mar, donde mantuvo una reunión con la líder del Ejecutivo. Al término del encuentro, la presidenta explicó que habían hablado de cómo se desarrollarán a partir de ahora las políticas que necesita Balears.

Estabilidad
Armengol insistió en que la incorporación de Busquets dará más estabilidad y añadió que le había pedido que tuviera capacidad de trabajo incansable, diálogo constante con el sector, tanto con los empresarios como con los trabajadores, y voluntad de acabar los asuntos pendientes que ha dejado Barceló en la Conselleria. «Queda mucho trabajo por hacer en lo que queda de legislatura y en la próxima», aseguró la presidenta.

Armengol negó tajante que hubiera existido un veto y añadió que, durante todo estos días, había mantenido distintas conversaciones, entre ellas con representantes del sector turístico, para conocer su opinión sobre el asunto. Negó, en cualquier caso, que hubiera consultado el posible nombramiento con los hoteleros. «He hablado con diversos representantes para conocer cómo veían ellos la situación porque no es un momento agradable con todo lo que ha venido sucediendo en Turisme», precisó.

Armengol insistió en varias ocasiones en que había pedido a Busquets garantías de que no habrás más momentos de inestabilidad en el departamento y aseguró que la nueva consellera se había comprometido a ello.
La presidenta del Govern apostaba por un perfil mucho más técnico y menos político que el de Busquets, de ahí las resistencias iniciales a aceptar su nombre. En Més, sin embargo, no se planteó la posibilidad de presentar una propuesta alternativa.

Noticias relacionadas

De hecho, si en un primer momento el nombramiento de Busquets dividió a los ecosoberanistas, ya que algunos apostaban por Fina Santiago, los recelos del PSIB a la candidata propuesta sirvieron para volver a cohesionar al partido en torno a la figura de su líder.

La presidenta no reconoció estas resistencias y aseguró que el relevo se había hecho con la máxima rapidez. «Ayer se publicó la dimisión de Barceló y hoy ya tenemos su relevo», dijo.

Diálogo con el sector
Armengol afirmó que la prioridad es ahora ponerse a trabajar en un sector que representa el motor de la economía de Balears y reafirmó la necesidad de mantener diálogo con los representantes del ámbito turístico. «En estos dos años y medio hemos tenido momentos difíciles, pero también momentos muy buenos.

Estamos transformando la realidad social de las Islas, desde el diálogo y hemos conseguido que los ciudadanos vivan ahora mejor», opinó.

Bel Busquets ha sido hasta ahora la coportavoz de Més en el Parlament. En el PSIB creen que su entrada en el Govern favorecerá que haya una mayor cohesión entre el Ejecutivo y el Grup Parlamentari ya que en algunos momentos de esta legislatura ha dado la impresión de que los miembros de Més en el Govern y lo diputadosel iban por caminos diferentes, mucho más combativos en el Parlament.