Imagen de archivo de un desahucio que fue aplazado en Palma antes de que existiese la Oficina. | Pere Bota

8

La Oficina Antidesahucios de Cort ha logrado evitar que 836 familias pierdan sus viviendas, desde que se puso en marcha en julio de 2015. Se trata del 72 % de los casos que ha gestionado desde entonces. El teniente de alcalde d’Urbanisme, José Hila, destacó que estas cifras ponen de manifiesto la importancia de esta Oficina y «la necesidad de ponerla en marcha». El 38 % de los usuarios de este organismo son parejas con hijos y el 23 por cientos familias monoparentales con hijos.

Problemas con los alquileres

Hila señaló que durante este tiempo se ha producido un cambio en el tipo de lanzamientos. En principio eran más numerosos los desahucios hipotecarios, mientras que ahora han sido superados por los de alquiler.

Pese a la mejora de la situación económica y a que Baleares se encuentra a solo cuatro puntos de lograr el pleno empleo, la bonanza no llega a todas las capas sociales y se siguen produciendo desahucios.

Llegar a un acuerdo con los propietarios suele ser más difícil que con los bancos, ya que muchos de ellos necesitan el dinero de la renta para poder vivir y con el alquiler turístico pueden cobrar cantidades bastante más elevadas. Desde la Oficina explican que la solución más factible es lograr un aplazamiento para poder tener más tiempo que permita encontrar una vivienda alternativa que evite que la familia se quede en la calle. Sin embargo, precisan que desde hace un año se han incrementado las dificultades para encontrarla debido al auge del alquiler turístico.