Imagen de jaume Garau durante una campaña de MÉS per Mallorca. | Redacción Local

23

La querella de la Fiscalía Anticorrupción por las adjudicaciones por parte de cargos de MÉS al antiguo jefe de campaña del partido, Jaume Garau, sostiene que se fragmentaron contratos en las consellerias de Cultura y Turisme.

El documento, de siete páginas, responsabiliza a la exconsellera de Cultura, Ruth Mateu, de permitir que un estudio sobre hábitos culturales por el que se pagaron 42.000 euros se dividiera en tres partes: una para llevar a cabo una serie de encuestas y otro para interpretarlas, además de un pago menor de 3.000 euros.

Respecto a la Consellería de Turisme, el escrito sólo se dirige contra el gerente de la ATB, el dimitido Pere Muñoz al que acusa de «ejecutar» el fraccionamiento de un contrato por alrededor de 80.000 euros. Por un lado se adjudicó a una empresa de Garau la preparación de un barómetro sobre satisfacción de los turistas que visitaban Balears y, por otro, a la empresa MTR S. L. el llevar a cabo una serie de encuestas. Esta empresa, según sostiene la Fiscalía, participó en el concurso porque el antiguo director de campaña de MÉS indicó que se la invitara.

La denuncia también destaca que, en el caso de la Conselleria de Cultura se empezaron a hacer encuestas en el mes de enero de 2016, antes de que se ajudicaran los contratos. La querella por prevaricación y tráfico de influencias, se dirige, además de contra Garau, Mateu y Muñoz, contra el exdirector del Institut d'Estudis Balearics, José Ramón Cerdá y el exdirector general de Cultura, Jaume Gomila.

Noticias relacionadas