La Platja de Palma es una de las zonas consideradas como maduras saturadas por el Consell de Mallorca. | ARCHIVO

21

Mallorca dispone de 42.649 plazas turísticas vacantes, de modo que no se podrá crecer ni una más por ahora de acuerdo con la normativa vigente. Hoteles, viviendas y otras tipologías de alojamiento tendrán que distribuirse estas plazas, pero ¿cómo? Será el Consell de Mallorca el organismo que fijará las reglas del reparto a partir del Plan de Intervención en Ámbitos Turísticos (PIAT) cuya aprobación inicial estará lista a finales de año.

Este documento servirá para elaborar la zonificación y, entonces, se distribuirán las plazas a cada zona. De este modo, se asignarán un número determinado de plazas para hoteles y para viviendas en cada municipios o zona turístico en base a criterios urbanísticos, según la Conselleria de Territori del Consell de Mallorca.

Hasta que se redacte la zonificación no se puede dar de alta ninguna vivienda turística, de ninguna tipología, pero sí que se pueden aprobar nuevos proyectos hoteleros. Sin embargo, una vez que entre en vigor el PIAT y la zonificación, las nuevas plazas tendrán que ceñirse a la normativa que fije el Consell y que no contempla ampliar las 42.649 plazas turísticas disponibles en la actualidad.

En cuanto al reparto, desde el departamento que dirige Mercedes Garrido han mostrado su intención de no autorizar nuevas plazas en las zonas maduras saturadas, como son la Platja de Palma, Peguera, Santa Ponça, Palmanova-Mgaluf, Cales de Mallorca y Cla Millor-Cala Bona-Son Moro-s’Illot. En estas zonas, por tanto, lo más probable es que solo se pueda crear una nueva plaza cuando se dé de baja una de las existentes siempre que no forme parte de una de las 120.000 que se han creado en los últimos años al margen de la bolsa de plazas existente.

Prioridad
De acuerdo con los cálculos actuales que apuntan a que en Mallorca existen unas 67.000 plazas de turismo vacacional ilegales, todo apunta a que cuando se apruebe la zonificación, una parte de éstas quedarán excluidas ya que existe un límite. En este caso, será la Conselleria de Turisme quien determine los criterios de las viviendas aptas, siempre y cuando quieran darse de alzas en zonas permitidas. Fuentes de la Conselleria indicaron que las altas se otorgarán por orden de entrada, además de tener que cumplir los criterios que marca la ley.