La Delegación de Gobierno multa al responsable del «ataque» de Arran en el Moll Vell. | Redacción Local

56

La Delegación de Gobierno ha anunciado este jueves que abre un expediente sancionador «al responsable del ataque protagonizado por el grupo independentista Arran contra un restaurante del Moll Vell de Palma».

Los hechos a los que se hace referencia tuvieron lugar el pasado 22 de julio, cuando alrededor de una veintena de personas con camisetas de Arran entraron en el restaurante Mar de Nudos y, según los responsables del establecimiento, comenzaron a lanzar confetti y encendieron bengalas entre los clientes, muchos de ellos extranjeros. En el acto de protesta, los jóvenes desplegaron varias pancartas con los mensajes Tourism kills Mallorca y Aquí s’està lliurant la lluita de classes.

Noticias relacionadas

A través de un comunicado, la Delegación de Gobierno sostiene que «la Policía Nacional denunció a A.M.M. como responsable de una concentración no comunicada». Apunta, además, que dicho sujeto manifestó «ser el responsable del acto a la Policía Portuaria, que acudió al lugar de los hechos. Por ello, se le imputa «una infracción administrativa grave por el uso de artículos pirotécnicos careciendo de la autorización requerida, tipificada en el artículo 36.12 de la Ley Orgánica 4/2015, proponiendo una sanción de 900 euros; y una segunda infracción leve por celebrar una manifestación en lugar público incumpliendo la misma Ley Orgánica, proponiendo una sanción de 300 euros al organizador o promotor de la misma». A.M.M. tiene quince días hábiles para pagar o formular alegaciones.

La delegada de Gobierno, Maria Salom, ha manifestado que «este tipo de comportamientos no pueden quedar impunes porque atentan contra nuestra convivencia y contra aquello que nos da de comer». En este sentido, subraya que «una serie de personas irresponsables no pueden dañar nuestra imagen e incomodar a los turistas que nos visitan. Una cosa es la libertad de expresión, pero la libertad de uno acaba cuando empieza la libertad del otro. Seremos contundentes contra las personas que incomodan a nuestros turistas, montan estos ‘shows’ y atentan contra nuestra principal actividad económica, tanto en Baleares como en el resto de España».