La plataforma de estacionamiento del aeropuerto de Palma se encuentra en esta primera semana se agosto a plena actividad, tras haber registrado un mes de julio récord en movimiento de aviones y de pasajeros. | Pere Bota

18

El aeropuerto de Son Sant Joan ha batido en julio el récord de movimiento de pasajeros de toda su historia, al superar los cuatro millones por vez primera. La mayor demanda de tráfico y el hecho de que haya habido cinco fines de semana, es lo que ha provocado que julio supere a agosto.

El pasado año, en julio hubo un tráfico de 3.952.191 pasajeros y en agosto, según datos de AENA, 3.982.477. Uno de los factores que ha provocado el alza de la actividad en el aeropuerto de Palma el pasado mes, según touroperadores y aerolíneas, es el comportamiento positivo de todo el tráfico europeo y doméstico.
«Los vuelos procedentes del Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Suiza, Austria y países nórdicos, han tenido una evolución positiva, de ahí que cada fin de semana, en concreto los sábados, se hayan superado de media los 175.000 pasajeros en un solo día, llegando a los 179.000 en el último sábado de julio», indicaron desde los grupos turísticos Thomas Cook y TUI.


Presión
El director de Son Sant Joan, José Antonio Álvarez, confirmó este jueves, tras finalizar el acto de celebración de la llegada del pasajero 20 millones de EasyJet, que julio había sido un mes excelente, «pero hasta finales de la próxima semana no se darán los datos estadísticos del tráfico».

Lo que sí reconoció es que a partir del día 9 de agosto «disminuirá de forma ostensible la llegada de más pasajeros. Saldrán de la Isla más de los que lleguen. Esto, lógicamente tendrá su extrapolación en el resto de Mallorca, en la que irá disminuyendo de forma progresiva la población flotante y, con ello, la presión ya que la Isla comenzará a vaciarse de forma progresiva».