Las formaciones con representación parlamentaria se han pronunciado sobre las novedades de los exámenes en Selectividad. | Daniel Espinosa

71

La coportavoz de MÉS per Mallorca en el Parlament, Bel Busquets, ha considerado este miércoles que la decisión de facilitar copias en castellano de los modelos de examen en Selectividad en Baleares supone «un paso atrás en la normalización del catalán».

Por su parte, Cs ha celebrado que «por primera vez en 30 años los estudiantes han podido elegir en qué lengua querían los enunciados», y el PP se ha mostrado a favor «de todo lo que sea libertad de opción y respeto a las normas».

Asimismo, PSIB y Podemos han considerado que «no existía un problema real» y la portavoz de Podemos, Laura Camargo, ha acusado a Cs de «sacar rédito político» creando «una guerra de lenguas».

La portavoz de MÉS ha considerado que este cambio era «innecesario» porque cuando el alumnado acaba bachillerato «debe haber aprobado la asignatura de catalán y haber conseguido un nivel B2 o C1».

Noticias relacionadas

Además, Busquets ha asegurado que «siempre hay una copia para dudas» de los enunciados. «No compartimos la política lingüística del PP de Madrid o de Ciudadanos», ha concluido.

Por otro lado, el portavoz de Cs en el Parlament, Xavier Pericay, ha censurado que la inclusión de modelos de examen en castellano se ha hecho «de manera bastante desfavorable», ya que los alumnos encuentran el examen en catalán en la mesa y si quieren la versión castellana lo tienen que pedir expresamente.

No obstante, Pericay se ha mostrado satisfecho por que «por primera vez este derecho se haya podido cumplir» y ha restado importancia al número de alumnos que lo soliciten ya que «con que haya uno que reclame, tiene el derecho y la universidad tiene la obligación».

Desde el PP, el portavoz adjunto, Juan Manuel Lafuente, ha reclamado que este cambio «debe ser efectivo» y «no una opción oculta o que solamente quien protesta lo pueda hacer».

Así, ha reclamado que los estudiantes «tengan toda la información para con toda libertad poder elegir y hacer las pruebas en cualquiera de los dos idiomas, en igualdad de condiciones».