En 2015, parte del equipo de trabajo que investigaba el fármaco Minerval en la UIB.

25

La investigación de la ‘operación Impía’ (sin piedad) avanza con paso firme. El Juzgado de Instrucción número 9 tiene constancia de que la Universitat de les Illes Balears (UIB) tenía conocimiento de al menos cinco denuncias contra los catedráticos detenidos por estafa con un falso medicamento contra el cáncer registradas entre los años 2013 y 2016.

En el año 2014, una extrabajadora de Lipopharma y colaboradora directa de los catedráticos Pablo Vicente Escribá y Xavier Busquets denunció ante la Sindicatura de Greuges de la UIB la presunta estafa de la empresa. De hecho, la extrabajadora no dudó en afirmar (por escrito) que los docentes amañaban pruebas. En aquella ocasión, el órgano universitario archivó el tema alegando que no tenían capacidad para interponer la denuncia.

Noticias relacionadas

Fuentes próximas al caso a las que ha tenido acceso Ultima Hora han constatado que con fecha anterior a noviembre de 2014 la UIB ya tenía constancia de cuatro denuncias más. Las mismas hacían referencia al ‘robo’ de ideas, artículos científicos o acoso laboral a empleados del proyecto.

Por otra parte, a mediodía de este miércoles, dos chicas se personaron en el juzgado de vía Alemania donde interpusieron una nueva denuncia contra los profesores imputados en la causa.

En la misma, las jóvenes apuntan que su abuela padecía un cáncer de hígado y que se entrevistó con el profesor Pablo Vicente Escribá en un bar. Ambas partes pactaron un pago de 350 euros en pastillas y así se hizo. A la semana, la mujer falleció por el avanzado estado de su enfermedad.