El complejo de alquiler vacacional de alto standing tiene dos viviendas, minigolf y piscina en el perímetro de s’Albufera. | AGENCIA DE DISCIPLINA

6

Este viernes se ha reunido por primera vez el nuevo consejo de dirección de la Agència de Defensa del Territori desde que aumentó el número de componentes y cambió de nombre la antigua la Agència de Protecció de la Legalitat Urbanística i Territorial de Mallorca (ADU), y ha aprobado siete demoliciones.

El nuevo consejo lo componen ocho representantes de los grupos políticos con representación en el Pleno del Consell y ocho representantes municipales (antes eran cinco), ha recordado la institución insular en un comunicado.

El consejo de dirección ha acordado siete 7 órdenes de demolición de obras en Algaida, Muro, Consell, Montuïri (dos), Marratxí y Alcúdia.

La más destacada es la de Alcúdia porque se trata de dos viviendas construidas en suelo rústico de máximo nivel de protección. La infracción se ha cometido en un Área Natural de Especial Interés (ANEI) de alto nivel de protección y en un Área de Protección Territorial de Costas, donde el uso de vivienda está prohibido.

La construcción que se ha de demoler también contiene una piscina, un estanque, un campo de minigolf de césped natural y varias terrazas. Además, se ha podido comprobar que esta casa está publicitada en portales web para alquileres turísticos.

La consellera de Territori i Infraestructures, Mercedes Garrido, ha presidido el primer Consell de Direcció, cuyos estatutos se aprobaron en el pleno del Consell del pasado enero y cuyas reuniones serán públicas.

Uno de las novedades del nuevo funcionamiento de dicho organismo es que el superávit de la Agencia, lo que sobre tras los gastos en los que pueda incurrir, se repartirán entre los municipios adheridos.

Garrido ha explicado que «se trata de una iniciativa importante porque devuelve ingresos económicos a los municipios que han decidido ceder las competencias de disciplina urbanística al Consell».

Con el aumento de representación política en el consejo de dirección, todos los grupos tienen voz y voto, mientras que hasta ahora el PI y Ciudadanos no podían votar.

Garrido ha defendido que el nuevo nombre de Agència de Defensa del Territori refleja el objetivo de preservar la isla «de las construcciones ilegales».