Encuentro de la Mesa del Parlament que debía iniciar el relevo de la presidencia de Xelo Huertas, y que finalmente se bloqueó. | J. Torres

13

El documento elaborado por la letrada del Parlament a instancias del vicepresidente Vicenç Thomàs, que reclama el PP tras abandonar la reunión de la Mesa porque se le había ocultado, plantea el cese inmediato de la presidenta, Xelo Huertas, y su sustitución en un próximo pleno de la cámara.

Thomàs ha señalado que disponía del guión de los «actos reglados» que debía tomar en consideración la Mesa porque la propia letrada le había advertido la víspera de que le correspondería dirigir el debate del órgano por inhibición de Huertas, y ha subrayado que el documento que motivó el plante del PP era una simple propuesta ajustada al reglamento que debía debatirse.

El vicepresidente socialista ha admitido que fue «una equivocación» no entregar antes del inicio de la reunión esta propuesta de acuerdo al resto de miembros de la Mesa, como se hace habitualmente, pero ha recalcado que una vez iniciado el encuentro se iba a repartir a todos y que el PP eludió conocer el documento y debatirlo.

Para Thomàs, que ha entregado a los periodistas el polémico documento, la actitud del principal grupo de la oposición es una prueba clara de que su voluntad es bloquear el funcionamiento del Parlament.

El cese de Huertas es el sexto de los trece puntos de una propuesta de acuerdo que se inicia con la aceptación de la comunicación de Podemos en la que se da cuenta de la expulsión del grupo parlamentario de la presidenta y de la diputada Montse Seijas.

Noticias relacionadas

A partir de esa constatación plantea que se adscriba a las expodemistas al grupo mixto y se comunique a su portavoz para reorganizarlo y representarlo en las comisiones.

Este fue el último punto, el quinto, que expuso el vicepresidente Thomàs antes de que se marchasen de la reunión de la Mesa los representantes del PP, Miquel Jérez y Miquel Vidal, y la presidenta, Xelo Huertas, que ya había anunciado su inhibición por tratarse de un asunto que le atañe personalmente.

La propuesta se completaba, a partir del cese de Huertas y siempre apelando al reglamento de la cámara, con la atribución de las funciones de presidencia a vicepresidente Thomàs, la suspensión de todas las funciones de la expresidenta ligadas a su cargo y el cese de todo el personal eventual del Parlament.

Finalmente, la letrada planteaba que otras consecuencias regladas de la expulsión de las diputadas de Podemos era que deberían abandonar sus cargos en comisiones y estudiarse su recolocación dentro de la sala de plenos.

«Cuando se le ofreció el documento, que no tiene nada que esconder, el PP prefirió primero irse y luego no volver a la Mesa del Parlament», ha manifestado Thomàs, que ha insistido en que es «un guión de una propuesta de quien dirige la Mesa».

Respecto a la ocultación del documento que le reprocha el PP, ha explicado que Jerez le exigió que le mostrase su copia, que tenía anotaciones manuscritas, a lo que el se negó, pero se aceptó que la letrada repartiese las copias que tenía preparadas.