Joan Ferrer. | Jaume Morey

8

La Sindicatura de Comptes aprecia irregularidades en el contrato de Cort con la empresa que gestiona la grúa municipal, la misma investigada en el ‘caso Ora’, Dornier. En el informe de fiscalización de las cuentas del Ajuntament de Palma aprobado en octubre apunta a que el consistorio ha pagado 125.000 euros a la empresa por facturas al margen del canon anual por «servicios extraordinarios». La Sindictaura señala que esos importes deberían estar ya incorporados en el contrato sin incrementar el coste.

El informe de fiscalización ha encontarto también cuatro irregularidades distintas en los pliegos por los que se hizo el contrato en el año 2010. Otra de las irregularidades afecta a las revisiones del precio que paga Cort por el servicio, en esta ocasión en los años del gobierno de Mateu Isern. Señala que no ha aprobado por parte de la Junta de gobierno la existencia de crédito suficiente ni la documentación de apoyo a estos nuevos precios, que se calcularon de forma retroactiva por casi 400.000 euros.

Mientras, en el juzgado de Instrucción 12, el magistrado Manuel Penalva, tomó este lunes declaración al responsable de multas de Cort, uno de los funcionarios de Mobilitat que intervino en el expediente por el que se adjudicó la ORA. Este, negó que tuviera responsabilidad y señaló que estuvo de baja durante parte de la tramitación. Respecto a los funcionarios detenidos, infórmó que los que se encuentran en libertad sin cargos ya se han incorporado a sus puestos de trabajo. De los que tienen cargos o están en prisión ha solicitado información al juzgado para tomar las medidas pertinentes.