Una de las protestas realizada frente a la Miramar. | Redacción Local

0

La patronal de la sanidad privada y los sindicatos del sector llevan más de cuatro años de infructuosas negociaciones y, de momento, no han sido capaces de alcanzar un acuerdo que permita una mayor estabilidad laboral.

Los trabajadores de este sector se rigen por un convenio negociado en 2007, que los sindicatos califican de «obsoleto» y con vigencia hasta 2012. Los sindicatos CCOO, UGT, USAE y SATSE no descartan volver a organizar concentraciones para intentar desbloquear la situación.

Antoni M. Fuster, secretario general técnico de la Unión Balear de Entidades Sanitarias (UBES), afirma que la patronal está dispuesta a reemprender las negociaciones con las organizaciones sindicales.