Las cuevas del Castell de Bellver sirven de refugio para barcas históricas que ahora se quieren recuperar. | Gabriel Alomar

14

El futuro museo marítimo empieza a desplegar velas. El Consell y Cort mantienen conversaciones para que el extenso patrimonio naval que existe en la Comunitat no se pierda y que el museo pueda ubicarse de manera inicial en la zona de ses Voltes.

La intención es crear un embrión de museo para ir ampliando poco a poco las instalaciones con nuevas incorporaciones.

La propuesta del president del Consell, Miquel Ensenyat, pasa además por la recuperación de patrimonio naval, incluidas barcas históricas, propiedad de la Associació d’Amics del Museu Marítim. Esta asociación cuenta con media docena de embarcaciones históricas que se pudren en las cuevas del Castell de Bellver, donde están bajo custodia.

El president de la institución insular, Miquel Ensenyat, señaló que la voluntad del Consell es restaurar todas estas piezas en los talleres de la escuela de mestres d’aixa del Consell. La recuperación de este importante patrimonio permitiría exhibir alguna de estas embarcaciones en el lago del Parc de la Mar, al menos de manera temporal, lo que daría sentido a la voluntad del arquitecto que lo ideó, Pere Nicolau, de convertirlo en puente entre el mar y la tierra. El resto de embarcaciones quedarían expuestas en la zona de ses Voltes.