El caos provocado en 2010 por los controladores aéreos dejó a miles de pasajeros en tierra, como se puede apreciar en la fotografía captada en el aeropuerto de Son Sant Joan. | Agencias

25

El juez instructor de la causa abierta en Palma por el caos aéreo originado en los tres aeropuertos de Balears en 2010 ha pedido al Ministerio Fiscal que determine «el o los delitos» que prevé incluir en su escrito de acusación y que decida a qué controladores acusará.

En el Puente de la Constitución de ese año miles de pasajeros se quedaron en tierra en todos los aeropuertos del Estado español debido a que la mayoría de controladores aéreos alegaron diversos problemas físicos y psíquicos para no realizar sus funciones.

En Balears, la Fiscalía presentó una querella por el delito de sedición que se instruye desde 2011 en el Juzgado de Instrucción 1 de Palma. En el procedimiento hay ocho acusaciones personadas, entre ellas la que representa a la Federación Hotelera de Mallorca, defendida por el abogado Llorenç Salvà.

El titular del juzgado, Juan Manuel Sobrino, señala en la providencia dictada tras recibir un informe pericial del examen médico realizado a unos sesenta controladores, que la instrucción de la causa «está concluida». Por ello, se dirige a la fiscal del caso y al resto de acusaciones para que en el plazo de veinte días «concreten los hechos investigados».