Alemany y Matas, durante el juicio en 2012. | Joan Torres

12

l TSJB condena al periodista Antonio Alemany a devolver 174.554,71 euros que cobró del Govern gracias a la intervención del expresident Jaume Matas. La subvención que recibió la Agencia Balear de Noticias (ABN) desembocó en la condena de nueve meses por tráfico de influencias que tuvo que cumplir Matas en prisión. En el mismo juicio, Alemany fue condenado a dos años y tres meses de prisión y también ingresó en la cárcel. Tras cumplir parte de la condena y quedar en tercer grado, se le dio por liquidada la pena por motivos de salud y edad.
Una vez que terminó el procedimiento penal contra Matas y el periodista que redactaba sus discursos, el Govern firmó en 2014 una resolución en la que obligaba a la empresa ABN de Alemany a devolver las subvenciones que había justificado con documentación falsa. El acusado había recibido 272.000 en total para poner en marcha ese proyecto. Tal y como declaró probado el Supremo, en realidad usó ese dinero para poner en marcha otro proyecto empresarial distinto. Sin embargo, Alemany presentó facturas al Govern para justificar gastos como si hubiera usado de forma correcta ese dinero. Fue condenado por un delito de falsedad. El entonces conseller de Presidencia, Antonio Gómez, firmó una orden por la que reclamaba la devolución del dinero a la empresa. Alemany acudió a los tribunales para no pagar. De esta forma se inició un procedimiento que ahora desemboca en una sentencia.
Sanciones
La Agencia Balear de Noticias argumentaba que en el procedimiento penal había sido absuelta de cualquier responsabilidad civil. Sin embargo, la sentencia recuerda que el Govern se reservó acciones para recuperar el dinero y que, en ningún caso hay una duplicidad de sanciones: «El expediente de reintegro lo es por incumplir las obligaciones que se imponían al beneficiario de la subvención. Es el ejercicio de una factulad de control de las subvenciones», aclara el TSJB.
La Sala señala que no es su función entrar en el problema de cuál era la finalidad que perseguía el Govern con la creación de una agencia, algo que pedía la defensa de Alemany, sino sólo examinar si la orden de devolución fue correcta.