La policía intervino la semana pasada en la fiesta etílica de la Platja de Palma después de quejas vecinales. | Redacción Local

18

El Ajuntament de Palma ha puesto en marcha un dispositivo policial especial que permita evitar la celebración de una nueva fiesta etílica en la Platja de Palma este fin de semana.

Después de que la semana pasada centenares de turistas se concentraran para beber en primera línea de mar y provocaran problemas de convivencia con los vecinos, el alcalde, José Hila, aseguró que desde Cort se actuaría con «contundencia» para acabar con el turismo de borrachera.

Noticias relacionadas

Por eso, ante una nueva convocatoria de fiesta para este sábado sin que la Policía Local tenga constancia de que se haya solicitado permiso para celebrarla, un dispositivo de unos 20 agentes servirá de refuerzo a los que habitualmente trabajan en la zona del litoral (que son dos o tres patrullas y algunas motos).

Desde Seguretat Ciutadana afirman que no se permitirán ni ocupaciones ilegales de la vía pública ni conductas incívicas. La ordenanza contra el botellón que está en vigor desde febrero servirá para multar ese tipo de actuaciones; además, quienes organicen una fiesta sin tener la licencia se pueden enfrentar a sanciones.

Por otro lado, en Cort calculan que dentro de una o dos semanas esté lista la versión definitiva del mapa que delimitará las zonas de especial intervención.