Las terrazas de pueblos como el de Sineu presentaban un aspecto estival debido a las altas temperaturas. | Xesca Serra

1

La entrada de un bolsa de aire cálido procedente del sur ha provocado una subida de las temperaturas de hasta diez grados más de lo habitual por estas fechas. Este miércoles no era de extrañar ver a turistas y residentes paseando con ropa típica de verano.

Pero, aunque el calor haya llegado a Mallorca, su paso será solo momentáneo. La punta de calor de este miércoles continuará este jueves en el conjunto de la Isla pero para este viernes se prevé una brusca bajada de los termómetros. Así lo aseguró el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología en Balears (Aemet), Bernat Amengual, que explicó que este anticiclón solo afectará el Archipiélago durante dos días. «A partir del viernes tendremos un tiempo más típico de invierno», aseguró. Las máximas rondarán entre los 8 y 10 grados, cuando lo habitual para estas fechas es que sean de 14-15. Las precipitaciones también harán acto de presencia: En Mallorca se darán chubascos que podrían ir acompañados de tormenta y granizo, cosa que también puede presentarse de forma ocasional en Menorca y con menor probabilidad en Pitiüses, según apuntan desde Aemet.

Amengual destacó también que la cota de nieve bajará considerablemente y se situará a los 1.200 metros, «lo que significa que puede nevar en las cimas de las montañas». Ante esta situación, las temperaturas irán en notable descenso con mínimas entre 4 y 11 grados y máximas entre 13 y 15. La situación meteorológica mejorará durante el fin de semana. De cara al sábado habrá una ligera mejoría «aunque todavía con frío» y máximas de hasta 16 grados. Tendremos que esperar hasta el domingo para que la situación se estabilizará con temperaturas en ascenso.