Imagen de archivo de jovenes durante un botellón en Palma. | ARCHIVO

31

El Ajuntament de Palma declarará este martes zonas de situación de especial intervención a algunas de Platja de Palma, Can Pastilla, El Jonquet, Paseo Marítimo, Son Armadams, Plaza Gomila y El Terreno, en las que estará totalmente prohibida la venta de bebidas alcohólicas, con sanciones de hasta 3.000 euros.

La medida se enmarca en la ordenanza reguladora del uso cívico de los espacios públicos, conocida como la del botellón, y será aprobada este martes por una junta de gobierno extraordinaria, ha informado en una nota de prensa el consistorio.

En concreto, se prohíbe la venta de bebidas alcohólicas en los establecimientos comerciales, máquinas expendedoras o venta ambulante desde la medianoche hasta las ocho de la mañana.

El alcalde de Palma, José Hila, y la consellera de Seguretat Ciutadana, Angélica Pastor, han presentado esta iniciativa en el marco de la junta local de Seguridad Ciudadana, celebrada este lunes en el cuartel de la Policía Local.

Al encuentro han acudido la delegada del Gobierno en Balears, Teresa Palmer, y los jefes de la Policía Local, Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil, así como representantes de las direcciones generales de Emergencias e Interior del Gobierno de las Illes Balears.

Desde la nulidad de la ordenanza cívica aprobada por el anterior gobierno de Palma por parte del Tribunal Superior de Justicia de las Illes Balears, el actual ejecutivo municipal ha trabajado para que no se produjera ningún vacío legal ni ninguna situación de inseguridad.

Para ello se ha coordinado con la Delegación del Gobierno en Balears y los representantes de las fuerzas y cuerpos de seguridad, a la vez que se ha recuperado toda la normativa municipal que permitiera el control y la intervención sobre los comportamientos incívicos, en este caso, sobre la venta y consumo de alcohol en la vía pública.

Noticias relacionadas

Por ello, se aprobará este martes la propuesta de declaración de zonas de situación de especial intervención en determinados espacios de la Platja de Palma, Can Pastilla, El Jonquet, Avenida Gabriel Roca (Paseo Marítimo), Son Armadams , Gomila y El Terreno.

Esta medida prevé sanciones que oscilan entre los 1.500 y los 3.000 euros, que en determinados casos se podrán condonar por cursos de formación en la Policía Local.

En el resto de zonas, las multas por hacer botellón en la vía pública irán de los 100 a los 750 euros.

Todas las zonas afectadas por la medida serán señalizadas, destaca el ajuntamento.

La intención es garantizar la seguridad y la convivencia en todo el municipio, así como perseguir las conductas incívicas.

Esta ha sido una de las demandas más reiteradas por asociaciones de comerciantes, empresarios de ocio, hoteleras y vecinos de las zonas más turísticas del municipio.

La junta local de Seguridad Ciudadana también ha acordado coordinar dispositivos de Policía Local y Nacional para poder actuar de manera más efectiva en aquellas zonas que presentan más problemas de seguridad ciudadana.