Joan Font, Jesús Jurado, el vicepresidente de Quíos Stamatis Karmatzis, Miquel Ensenyat y Antònia Rosselló, durante la reunión celebrada este viernes. | Joan Riera

13

Miquel Ensenyat ofreció este viernes a las autoridades regionales de Quíos hacer piña para constituir un grupo de presión insular dentro de la UE. Así se lo dijo a su vicepresidente Stamatis Karmantzis, que reconoció al president del Consell de Mallorca que los griegos se encontraban prácticamente solos afrontando el problema.

Ensenyat le expuso al político heleno, perteneciente a un partido conservador, «la necesidad de solidaridad entre todas las islas del Mare Nostrum. Es preciso que nos apoyemos los unos a los otros porque somos la auténtica frontera de la UE en el sur. Los griegos tienen en frente a Turquía y nosotros al norte de África. Somos la confluencia de dos culturas y de dos mundos y eso merece la máxima protección y respeto por parte de los gobiernos centrales». Karmantzis respondió a estas palabras de Ensenyat con un sonoro y emotivo «amén».

La intención de Ensenyat es organizar esta conferencia de islas en Mallorca, concretamente en Raixa con presencia balear, de las islas griegas, de las italianas y del resto de nacionalidades que quieran sumarse para hacer fuerza en Bruselas para fortalecer en seguridades, atenciones y ayuda «a la verdadera frontera».

Antes de esta reunión, Ensenyat, el vicepresidente Jesús Jurado y el conseller Joan Font se entrevistaron con el capitán de navío Yamis Argidakis, de la Autoridad Portuaria de Quíos, quien no se andó por las ramas «estamos desbordados». La armada griega sólo puede disponer de dos barcos guardacostas en el canal con Turquía. Sus marinos, hombres y mujeres, hacen esfuerzos titánicos para salvar vidas... y para recoger cadáveres en algunos casos.