Algunas de las inspecciones se han llevado a cabo en hornos y pastelerías de las Islas, en las que se venden productos elaborados de forma directa al consumidor. | Laura Pons Bedoya

0

Comer sano es muy importante y hacerlo evitando los alimentos que nos puedan perjudicar o provocar algún tipo de alergia todavía lo es más. Bien lo sabe la Conselleria de Salut, que lleva a cabo inspecciones periódicas para garantizar que los alimentos que se encuentran en el mercado sean seguros para los consumidores.

La Direcció General de Salut Pública i Participació registró un total de 58 alertas alimentarias en 2015, que afectaron a 669 establecimientos de las Islas, según la memoria de actividad de 2015 del sistema de vigilancia y alertas alimentarias. El objetivo principal es que los alimentos que haya en el mercado sean seguros para los consumidores y que no presenten ningún tipo de riesgo para la salud, que estén bien identificados y etiquetados para evitar reacciones alérgicas.

Del total de alertas tramitadas en Balears (58), 48 fueron motivadas por un riesgo grave y necesitaron de una actuación rápida y eficaz; 8 se produjeron cuando el riesgo no era grave o no había posibilidad de encontrar el alimento afectado en el canal de comercialización, y 2 por motivos varios. Asimismo y con respecto a los establecimientos implicados, las notificaciones afectaron inicialmente a 167 establecimientos, de los que 35 habían distribuido el producto a otros 502 establecimientos, por lo que el resultado final de establecimientos afectados durante el año 2015 fue de 669.

Las notificaciones han afectado a 128 productos diferentes y por tipo de alimento las 58 notificaciones proceden de carne y derivados (5), pescado, crustáceos y moluscos (5), leche y derivados (2), harinas y derivados (5), vegetales y derivados (3), estimulantes y vegetales en infusión (3), condimentos y especies (12), comidas preparadas y alimentos especiales (12), bebidas no alcohólicas (3), aceites (3), helados (1), materiales en contacto con alimentos (4).