Foto de archivo de un chófer limpiando un coche oficial ante el Consolat. | A. MATEU

23

El Consell quiere acabar por reglamento con el abuso de los vehículos oficiales, tan común a todas las instituciones y que tanta mala fama ha dado a los políticos en las últimas décadas. Por iniciativa de Podemos se está preparando un reglamento que limitará al president y a los consellers «el uso racional» de estos vehículos, que quedará vetado a los directores insulares y demás altos cargos de la institución.

La propuesta de Podemos será presentada este jueves a la Comisión de Transparencia de la institución insular. El vicepresident Jesús Jurado considera que «esta práctica se ha de restringir a lo imprescindible».

En la actualidad el Consell cuenta con cuatro coches oficiales y su correspondiente plantilla de chóferes. Tampoco no hay ningún interés por renovar la flota. Esta propuesta cuenta el apoyo de todos los partidos de la izquierda, que conforman el equipo de gobierno de la institución.

En Podemos son conscientes de que el abuso de los coches oficiales «está mal visto por los ciudadanos, que ven en un muchos dirigentes políticos a una casta de privilegiados. Hay que acabar con estas prácticas. El coche oficial es necesario para a puntuales o urgentes que afecten al president o a los consellers, pero nada más. El legislaturas anteriores era muy normal ver a directores insulares usando y abusando de este servicio oficial».